Manejo del estrés

En la sociedad actual, el estrés es parte inevitable de la vida cotidiana. Las demandas laborales, el teletrabajo, desafíos personales y los cambios constantes del entorno, constituyen fuente permanente de estrés que afecta la salud física y mental. Aprender a manejarlo es una herramienta poderosa para superar estos desafíos.

El estrés es una respuesta natural de nuestro organismo ante una situación que percibimos como amenazante, sin embargo, si se vuelve crónico o abrumador, impacta negativamente en la salud física y emocional.

Si logramos conocer los factores desencadenantes, podremos detectar alertas tempranas para tomar medidas de protección.

Cultivar hábitos de autocuidado es fundamental para manejar el estrés y desarrollar resiliencia, esto implica dedicar tiempo a actividades placenteras y relajantes.

Aprender a decir “ no” y poner límites, ayuda al bienestar, así como alejarse de personas tóxicas: amigos o familiares.

Es necesario recordar que no tenemos que soportar personas o situaciones desagradables, ni hacerlo todo, nuestro bienestar es la prioridad.

Es necesario cultivar pensamientos positivos, evitando caer en patrones catastróficos. La gratitud es una poderosa herramienta para contrarrestar el estrés. La vida está llena de situaciones inciertas: hay que aceptar que están fuera de nuestro control, enfocándonos en las que sí podemos.

Practicar la paciencia y flexibilidad ayuda a aceptar los cambios y reducir el estrés.
El camino a la resiliencia es un proceso que se logra con práctica y paciencia, transformando el estrés en oportunidades de crecimiento emocional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí