InicioPulsoAplican plan de racionamiento de agua potable en el Táchira

Aplican plan de racionamiento de agua potable en el Táchira

Ante la inminente llegada del periodo de sequía en la entidad tachirense, la Hidrológica de la Región Suroeste, Hidrosuroeste, dio inicio al plan de racionamiento de agua potable, el cual estará sujeto a los imprevistos que se generan en esta época del año, donde los caudales disminuyen y afecta el abastecimiento.

Arquímedes Uzcátegui, presidente de la hidrológica, destacó que la medida prevé regularizar el servicio 24 horas en cada comunidad y evitar que el colapso llegue a todo el estado.

Explicó, que, en primera instancia, contarán los municipios que se abastecen del acueducto regional, y en las demás zonas será implementado plan secundario denominado «programa de sectorización particular».

“Los intensos veranos en estos momentos han ocasionado la disminución de nuestros caudales, nuestras captaciones (…) por esta razón, hemos diseñado un plan de racionamiento en dos grupos (…) daremos el agua potable 24 horas continúas a un grupo y posteriormente a otro”, acotó.

Exhortó a las comunidades a tomar previsiones y de inmediato acondicionar depósitos de agua de manera higiénica, a fin de paliar la situación en estos momentos.

Asimismo, puso a disposición de la población las líneas de atención directa (0276-3557946- 3558055- 0426-3224741), a través de las cuales se atenderán las quejas y comentarios.

Comunidades elevan denuncias

Ana Patricia Araque, reside en sector El Valle, ubicado en la parroquia San Sebastián del municipio San Cristóbal, y afirma que, si bien cada año se genera esta crisis hídrica y están conscientes del plan de racionamiento, en la comunidad hay un bote de agua, en plena vía principal que nunca recibe la atención requerida.

Esgrime, que están en racionamiento desde hace dos meses e insiste en que deben ser corregidas las roturas en las tuberías para así preservar más el agua durante el periodo de lluvias. “En la comunidad recibimos agua dos veces a la semana, solo en las mañanas (…) con este plan seguro nos llegará una vez o simplemente no llega”, estimó.

En este sentido, agregó que para abastecerse del vital líquido recurren a la compra de cisternas de 10 mil litros de agua, por un monto de 160 mil pesos colombianos (Bs. 205,1), para surtir alrededor de 10 familias. “Aquí en definitiva pagamos el agua que les llega a menor costo a los demás en precios que a veces no podemos costear (…) y ya estamos cansados de denunciar y denunciar la situación y nadie hace caso”, finalizó.

Por su parte, en la comunidad de Brisas de Barrancas, del municipio Cárdenas (Táriba), el señor Juvenal Antonio Castillo, miembro del consejo comunal, expone las irregularidades en torno al suministro del servicio.

“Hay semanas en que el servicio llega, con baja presión, pero no la quitan (…) pero hay semanas en que llega solo dos veces y en la madrugada (…) es un problema porque va tapando la tubería y después en la época de lluvias todo colapsa”, esgrimió.

Agregó, que el único plan de contingencia que poseen es la compra de cisternas a precios especulativos. “Tenemos que pagar el agua y en otros sectores donde llega con mayor regularidad nos hacemos cargo de las reparaciones porque nadie viene a arreglar nada”, comentó.