Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioPunto criolloEl propio cantaclaro

El propio cantaclaro

Lea aquí la columna "Punto Criollo" de Alfredo Cisneros

El pasado viernes -28 de julio- el país y de manera especial el entorno del folclor llanero, se estremecieron ante la hospitalización repentina del cantor guariqueño Armando Martínez, luego de sufrir un inesperado Ictus (accidente cerebrovascular) que le mantuvo en observación médica por varios días. Clínicamente, el Ictus comprende una interrupción del flujo sanguíneo en zonas que comprometen al cerebro. Muchas veces ocasiona daños cerebrales; y es mortal en un 20% de los casos.

La noticia de su hospitalización marcó tendencia en las redes ante la incertidumbre del caso. Al día siguiente, sábado de 29 julio, a través de su cuenta en Instagram, Armando Martínez dejó correr un video donde se señalaba: “Qué tal mi gente de Venezuela, les saluda su amigo de siempre Armando Martínez. Estuvo comprometida mi salud. Ya en franca recuperación. Quiero darle gracias a Dios, por sobre todas las cosas, a toda mi familia, a todos mis amigos que han mandado sus oraciones hacia mi persona y a la junta médica que me ha atendido en este proceso. Gracias a todos, pronto estaré con ustedes”.

Ahora, superada la emergencia, Armando Martínez se encuentra en su casa, al cuidado de familiares y bajo riguroso control médico, hasta lograr su total recuperación para a verle de nuevo en los escenarios de la canta criolla a lo largo del país; donde se le reconoce y aplaude como el “Cantaclaro de Venezuela”.

Hijo guariqueño, orgullo Vallepascuense, Armando Martínez representa la voz más genuina del canto llanero en la inmensa sabana de Venezuela y Colombia. Con cuatro décadas de trabajo, constancia y esfuerzo, puliendo su propia estrella como cantor de la tierra llana, Armando Martínez es ejemplo y escuela del canto recio y clarito que exige el llano en la voz de sus cultores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí