InicioSeries"La buena mala madre": Drama y comedia en Netflix

“La buena mala madre”: Drama y comedia en Netflix

Las series coreanas continúan posicionándose en Netflix. Esta vez, la apuesta es “La buena mala madre”, una historia que combina el drama, comedia e historias de cerdos.

La comedia está dirigida por Shim Na-yeon y explora, en 14 capítulos, la maternidad no esperada con problemas emocionales cercanos a la realidad. Cuenta con lRa Mi-ran y Lee Do-hyun como actores principales.

Jin Young-soon es la protagonista femenina interpretada por Ra Mi-ran, reconocida por producciones como “An Honest Candidate”, “Highway Family” y “Miss & Mrs. Cops”.

Choi Kang-ho es interpretado por Lee Do-hyun, y es el hijo de Young-soon que se caracteriza por su personalidad fría. Este fiscal sufre de amnesia tras un accidente inesperado, por lo que vuelve a comportarse como un niño. Es reconocido por ser parte del elenco de “La gloria”, “18 Again” y “Youth of May”.

Foto: Netflix

¿De qué trata?

La historia se centra en Young-soon (Ra Mi-ran), una mamá que enviudó muy joven, que se encuentra encargada de una granja de cerdos y, a la vez, de la crianza de su hijo Kang-ho.

A pesar de verse obligada a educar y cuidar a Kang-ho completamente sola, ella está segura que prefiere ser una “mala madre” muy exigente y dura para que su hijo crezca con ambiciones y, más tarde, se convierta en un importante fiscal. Sin embargo, un terrible accidente hace que todo tome un nuevo rumbo y el joven vuelva a tener siete años.

La trama muestra cómo Young-soon llevó su poder a un nivel cruel, obligándole a sacrificar su infancia para poder convertirse en su definición de éxito. Y al final, ella consiguió su deseo: él tiene éxito, pero está en el equipo equivocado y él mismo es corrupto y cruel, trabajando para el hombre más poderoso, pero inmoral del país.

“La buena mala madre” también establece una metáfora porcina. Young-soon, una criadora de cerdos, explica al principio de la serie que, en realidad, los cerdos son animales limpios e inteligentes, pero que tras años de ser criados por humanos en pocilgas se les considera sucios y agresivos, cuando en realidad sólo son unos incomprendidos.

Foto: Netflix

Grandes lecciones

La serie manda un poderoso mensaje reflexivo, sobre los retos que se enfrentan tanto las madres solteras, como aquellas que pueden llegar a ser sobreprotectoras con sus hijos.

También, es un drama que deja lecciones de vida. El argumento central de la serie coreana es la relación materno-filial entre Yong-soon y Kang-go, sus aciertos y desaciertos. Young-soon y Kang-ho se reencuentran de una manera sana y fructífera luego de un trágico accidente, en el que Kang-ho presenta un episodio de amnesia.

La madre reflexiona y rectifica su forma de criarlo y dejar de ser una madre inaccesible, distante y con una actitud negativa. Es por eso que cambia de estrategia. Ella debía volver a enseñar a su hijo a valerse por sí mismo para que en un futuro se encargará de la granja de cerdos cuando ella ya no estuviera.

La oportunidad que les dio la vida fue recuperar la relación que se había perdido cuando él se mudó a Seúl. En ese momento, salió del yugo materno, así que reencontrarse sana el vínculo afectivo.

Otro elemento clave del drama son los cerdos, así como la canción de la década de los 80 “I’m Happy”, de Yoon Hang gi, que se escucha durante toda la serie, de hecho es el tono de las llamadas del celular de la protagonista.

No hay que dejar de lado la aparición de Seo Jin y Ye Jin, los hijos del protagonista que concibió con su novia de toda la vida.

Foto: Netflix

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí