En la pelota | Peloteros a trabajar cuando murió Gómez

Ignoro, ¡como ignoro tántas cosas!, cuántos libros sobre beisbol ha escrito el hombre de la prosa amable, Asdrúbal Fuenmayor.

Pero además de “El Rey David”, acerca del cual escribí el sábado pasado, aquí tengo “El Beisbol en tiempos de Alfonso Carrasquel”, “Babe Ruth” y “Aparicio, La Dinastía”.

Ese, sobre los Aparicio, Luis El Viejo, Luisito y Ernesto, es inmenso. El hombre escribió para 716 páginas. Justificado, porque esta familia es historia del beisbol en el Zulia, historia del beisbol en Venezuela e historia del beisbol en las Grandes Ligas, hasta Cooperstown.

Pero Asdrúbal es un investigador tremendo, que penetra en tales vericuetos, que sorprende a menudo al lector. Así es como a menudo adorna su texto con historias al margen de su tema central. Por ejemplo, en “La Dinastía”, página 103, leo…:

“Una nueva era… Después de la muerte del general Juan Vicente Gómez (diciembre de 1935), se agrava la difícil situación económica, política y social que desde mucho tiempo atrás se vivía en Venezuela.

“Así mismo, el destierro de su hijo, Gonzalo, deja a la mayoría de los peloteros en el aire, ya que era el principal patrocinador del beisbol, deporte que adoraba hasta la pasión. Los extranjeros regresan apresurados a sus países de origen, mientras que los venezolanos, quienes se habían acostumbrado a vivir de sus sueldos del beisbol, se ven obligados a recurrir a otros medios para subsistir.

“Por citar algunos, Luis Jiménez compra una carbonería, Mariano Bordón monta un restaurante en la carretera Caracas-Valencia, Manuel Antonio (El Pollo) Malpica continúa sus estudios de medicina y se gradúa, Pepín Arrieta trabaja en la Papelería Maracay y Nieves Rendón en la Cervecería Caracas, César Nieves y Anselmo Pérez en el Puerto de La Guaira, Miguel (El Gago) Ibarra trabaja como albañil, mientras El “Patón” Carrasquel simplemente se queda sin trabajo, desempleado.

“El resto de los jugadores se reparten entre los Ministerios de Obras Públicas, Educación y en la Gobernación de Caracas… Mientras que Luis (El Viejo) Aparicio regresa a los Tigres de Licey, donde tiene la oportunidad de rivalizar una vez más con el shortstop del Escogido, Horacio Martínez”.

Así que el fantástico recorrido al cual invita la amable prosa de Asdrúbal, no es solo por todo el mundo del beisbol, sino también por los vericuetos alrededor.

Es como logra entretener mientras informa y divierte. Por eso puede y debe estar de plácemes nuestro juego de pelota, con este historiador, adornado mediante aureola de Más Valioso en el arte de combinar una letra tras la otra.

Atención.- Puedes leer el archivo de “Juan Vené en la Pelota” en internet, entrando por “el deporte vuelve a unirnos.

Enlaces patrocinados