InicioSucesosEn la mira del Gobierno seis cárceles realengas

En la mira del Gobierno seis cárceles realengas

Penales con estructuras delictivas similares a Tocorón

Seis establecimientos carcelarios del país están a la par del Centro Penitenciario de Aragua, es decir, bajo el control de estructuras delictivas similares a la que dirigía Héctor Guerrero Flores (Niño Guerrero), en ese penal, según informes de inteligencia.

En esas seis cárceles no pudo implantarse el denominado Nuevo Régimen Penitenciario, concebido para reinsertar en la sociedad de manera progresiva al privado de libertad, según lo explicado en su momento por la ministra Iris Varela.

De allí que ese Nuevo Régimen, está basado en disciplina, trabajo y estudio, para acabar con el ocio en las cárceles y que el recluso salga a la calle con algún oficio, decía Varela.

En 90% de los establecimientos penitenciarios se aplicó el Nuevo Régimen. Hasta la fecha, quedan pendiente: el Internado Judicial de Yaracuy (San Felipe); Internado Judicial José Antonio Anzoátegui (Puente Ayala, Barcelona); Internado Judicial de Bolívar (Vista Hermosa, Ciudad Bolívar); Internado Judicial de Carabobo (Tocuyito); Internado Judicial de Trujillo (Santa Rosa) e Internado Judicial de Monagas (La Pica, Maturín).

Economía carcelaria.

Al interior de esos recintos ha crecido la llamada Economía Carcelaria, sustentada en el cobro de vacunas a los privados de libertad, venta de drogas e ingreso de trabajadoras sexuales.

Un filón de esa Economía Carcelaria son los actos delictivos hacia la población circundante del penal, tal como ocurría en Tocorón desde donde dirigían una serie de células que extorsionaban a comerciantes, agroproductores y empresarios asentados en Palo Negro, Maracay, Madgaleno y Villa de Cura, entre otras localidades aragüeñas.
Y además, grupos de presos salían en moto a cometer atracos para luego retornar al penal a entregarle al “Pran” el fruto del delito. De hecho cuando toman a Tocorón, entre lo incautado figuran 80 motos.

Dos de esas seis cárceles realengas, sin Nuevo Régimen Penitenciario, son especializadas en las extorsiones: Internado Judicial de Bolívar (Vista Hermosa) e Internado Judicial José Antonio Anzoátegui (Puente Ayala, Barcelona).

Desde esas cárceles, ubicadas en la región oriental de Venezuela, llaman a decenas de víctimas para instalarle un psicoterror y hacer que depositen en determinadas cuentas un monto establecido.

La presión sobre la víctima consiste en deletrearle cada uno de sus datos personas, gustos, amigos, hijos, rutina y hasta el color de la ropa.

Los expertos en seguridad ciudadana recomiendan no responder llamadas telefónicas provenientes de números desconocidos o internacionales y estar pendientes de los códigos de Bolívar y Anzoátegui, entidades donde están ubicadas las señaladas cárceles.

El ministro de Interiores, Remigio Ceballos, habló el jueves pasado del uso de los grupos criminales con fines políticos, aludiendo al material bélico localizado dentro de Tocorón.

Habló de “políticos violentos” que “sueñan con que haya violencia en Venezuela” con el empleo de las estructuras delictivas como el Tren de Aragua.

“Tocorón se acabó”, proclamó Ceballos ese jueves y adelantó que iban por las otras bandas criminales que ya están identificadas. “Las cárceles no podrán ser usadas por esos delincuentes”, comentó el también vicepresidente sectorial de Seguridad Ciudadana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí