Fallecieron en Maturín otras dos víctimas por quemaduras

De la primera tragedia en Caño Los Becerros aún permanecen recluidos 17 personas.

En la madrugada de este viernes 15 de enero, falleció Ricardo Espinoza Figueroa de cuatro años de edad, a causa de un shock refractario, luego de permanecer por casi dos días en la Unidad Pediátrica de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar (Humnt), en Maturín. 

Así lo informó Darwin Moreno, director de este centro de salud, quien además afirmó que el niño fue uno de los heridos que ingresó al hospital Núñez Tovar tras ser víctima de la explosión que ocurrió en su vivienda el pasado miércoles 13 de enero en el sector Juana Ramírez de Costo Abajo en la parroquia Boquerón de la capital monaguense. 

Al pequeño le fue diagnosticado por los médicos de guardia y especialistas en Cirugía Plástica, quemaduras de segundo y tercer grado en un 95 por ciento de su cuerpo. El doctor Moreno especificó que el niño Figueroa presentó una falla multiorgánica toda vez que entró en shock refractario. 

Mencionó que pese a los esfuerzos de todo el personal médico y de enfermería del Núñez Tovar, la dotación oportuna de los medicamentos e insumos quirúrgicos para atender este tipo de lesiones y demás acciones tomadas, fue imposible salvar la vida del infante, debido a las complicaciones derivadas por las quemaduras. 

En este sentido, señaló que “a pesar de nuestros esfuerzos y el de todos los órganos gestores del Ejecutivo nacional y regional, hoy (viernes) fallecieron dos víctimas por quemaduras que se vieron involucradas en hechos distintos, la primera de ellas, un niño de cuatro años afectado en el incidente de Costo Abajo; y la segunda, una mujer de 60 años, del accidente ocurrido en El Caño Los Becerros del municipio Piar”.

Moreno refirió que la señora Ramos fue una de las pacientes que se trasladó al Complejo Hospitalario Universitario Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar el pasado 2 de enero, y aseguró que tanto en el hospital central de Maturín, como en el estado Bolívar, le fue aplicado los fármacos que ameritaba, también les realizaron las curas quirúrgicas a tiempo, sin embargo, no resistió los desencadenantes de estas heridas causadas por la exposición de fuego directo. Presentaba un 37,5 por ciento quemaduras de segundo grado en áreas especiales del cuerpo, específicamente en la región de flexión y cara.

Moreno resaltó que aún permanecen 19 quemados de ambos sucesos, que incluyen a 17 de las víctimas del siniestro ocurrido en el municipio Piar, el pasado 28 de diciembre de 2020, tras la explosión de 161 cilindros en un centro de acopio. Mientras que del accidente en Costo Abajo, permanecen dos personas recluidas, que responden a los nombres de Carlos Espinoza, de 28 años, quien presentó quemaduras de segundo y tercero grado en 60 por ciento de la superficie corporal; y Adriana Figueroa, de 31 años, con 65 por ciento de quemaduras de segundo grado en la superficie corporal; padres del infante fallecido.

Hasta la fecha se tiene un registro en la entidad monaguense de 7 víctimas fatales, 6 del primer evento y uno de suceso más reciente.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>