InicioSucesosJosé Luis García: En Miranda hemos evitado una segunda Cota 905

José Luis García: En Miranda hemos evitado una segunda Cota 905

El próximo viernes, a José Luis García Pinto le toca ascender dentro de la Policía Nacional Bolivariana. Ese es el día de la Virgen del Carmen, patrona de los policías. García Pinto, quien actualmente ostenta la jerarquía de comisionado agregado, se desempeña como secretario de Seguridad Ciudadana del estado Miranda, considerada la entidad más violenta del país para cuando Héctor Rodríguez asumió la gobernación en octubre de 2017. En esa fecha se cometían 700 delitos cada semana y ahora ronda los 100, según los datos aportados por García Pinto durante una entrevista concedida a Últimas Noticias en su despacho ubicado dentro de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda de La Carlota. García Pinto habla basado en cifras que proyecta en una pantalla donde se observa el comportamiento delictivo en los 21 municipios mirandinos. Eso sí, no se despega del celular desde donde le consultan sobre tal o cual procedimiento, imparte instrucciones y emite alertas para los 10.000 funcionarios que laboran tanto como policías, bomberos o Protección Civil. Entre uno y otro chat de Whatsapp responde las preguntas.

— ¿Cuál es la situación de seguridad ciudadana en Miranda?

— Nosotros recibimos el estado Miranda hace tres años y medio y era el estado más violento del país. El gobernador Héctor Rodríguez cuando estaba en campaña hizo una consulta con todos los sectores y el primer problema identificado era la violencia y la criminalidad. Cuando asumimos la gobernación efectivamente nos conseguimos con un escenario muy complejo: la policía de Miranda apenas con 900 funcionarios y tres patrullas; un sistema policial totalmente descoordinado.

— ¿Cómo se comportaba el delito cuando ustedes reciben?

— El estado Miranda tenía 700 delitos semanales: 70 homicidios semanales, 15 secuestros semanales. Hemos logrado una disminución que supera el 82% del delito. Es una reducción de referencia internacional; pero sabemos que nos falta por hacer. Recordemos que Miranda fue el epicentro de la violencia política y eso se conecta con cómo se utilizó la plataforma de la gobernación. Fue en éste estado donde se quemó gente viva, se degollaron personas porque se pensaba que eran chavistas. Toda esa carga fue recibida por nosotros y eso impulsa al gobernador a diseñar una política donde la seguridad ha sido una de las principales banderas, enmarcada en la Gran Misión Cuadrantes de Paz que es la política pública nacional.

— ¿Qué hicieron para combatir el delito en la entidad?

— Lo primero que se hizo fue establecer niveles de coordinación y de articulación. Tenemos periódicamente gabinetes de seguridad, mesas de seguridad con todos los actores, tanto de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, policías, órganos de justicia en los cuales coordinamos y planificamos todas las acciones en materia de prevención del delito y seguridad ciudadana. En paralelo se masificó la formación de integrantes de cuerpos de policía a través de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad. Tenemos nueve centros de formación, el estado con más centros.

— ¿Además de esos niveles de coordinación cuáles otras acciones ejecutaron en materia de seguridad?

— El problema de la violencia y criminalidad es también de valores, de familia, de sociedad, de cultura y eso se trabaja con nuestro pueblo, con la comunidad organizada, con los vecinos. Por eso pasamos de 170 cuadrantes de paz a 361, donde además hemos creado los gobiernos comunitarios que nos ha permitido desconcentrar los niveles de gobierno nacional, estadal y municipal en el territorio de cuadrantes de paz para trabajar de manera articulada con todas las fuerzas vivas que hay en ese territorio y de esta manera establecer los planes de prevención del delito.

— ¿Cuántos funcionarios de seguridad ciudadana tienen en Miranda?

— Tenemos 10.000 funcionarios en general, entre policías, bomberos, Protección Civil y otros. Pero la policía de Miranda está ya en 3.000 funcionarios. Este aspecto de la formación ha repercutido muy positivamente en la profesionalización de quienes ya ejercían las competencias en cada uno de esos organismos, porque hemos permitido el acceso al estudio de técnico superior universitario, licenciatura, postgrados. Eso eleva la calidad del servicio.

— En la troncal 9 hay una serie de bandas que montan falsas alcabalas para atracar conductores y secuestrar, según lo que hemos reseñado. ¿Cuál es la situación en esa vía llamada carretera a Oriente?

— Eso ha disminuido muchísimo. Por ejemplo el tramo de la troncal 9 a nivel del municipio Acevedo (Caucagua) era uno de los más violentos después del municipio Sucre. Acevedo tenía 10 homicidios semanales. Allí establecimos un plan de patrullaje vial muy importante de carácter mixto, con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. En esa vía heredamos un conjunto de asentamientos que estaban tomados por las bandas delictivas, el Estado no podía ni siquiera ingresar. Hoy en día no hay un espacio en Miranda donde no podamos entrar. Esos eventos en la troncal 9 se han reducido considerablemente, sin embargo ocurren de forma aislada pero cada día estamos trabajando con mayor coordinación en los cuadrantes rurales, tanto que hemos podido retomar la producción y exportación del cacao.

— En un sector de esa troncal 9 la banda de Eduardo Delicias asesinó a dos mujeres y luego desmembró sus cuerpos. ¿Hay presos por ese hecho?

— Ese es un caso muy lamentable que nosotros rechazamos. Pero es importante decir qué hemos hecho. En primer lugar instalamos una sede de la PNB con el servicio de acciones especiales allí en Cumbo, donde ocurrieron esos hechos. Hemos transformado esa realidad social: ahora la gente puede colocar su cacao con confianza en la calle, los niños volvieron a jugar en los espacios deportivos. Efectivamente han sido capturados un número de personas que eran parte de estos grupos delictivos y otros que se resistieron a la autoridad fallecieron en enfrentamientos.

— ¿Qué interpretación le da usted al hecho de que estos sujetos se grabaran cometiendo el doble homicidio?

— Cuando se manda ese mensaje en ese video, es un mensaje de terror; son prácticas importadas y con una finalidad. El presidente de la Asamblea Nacional, diputado Jorge Rodríguez, explicaba cómo se tienen los elementos del financiamiento de estos grupos por parte de personas inescrupulosas que propician la visión de que Venezuela es un Estado fallido, de que se requiere una intervención para poder proteger a los venezolanos porque el Estado no puede hacerlo y, eso es parte de esa cadena de eventos.

— En Valles del Tuy observamos situaciones de criminalidad mayormente de extorsión y secuestro. ¿Usted confirma esa denuncia?

— En la medida en que nosotros vamos avanzando, adaptando nuestros planes de vigilancia y patrullaje, bueno la delincuencia también hace lo mismo. Por ejemplo en Valles del Tuy, específicamente en el municipio Tomás Lander, en Ocumare del Tuy, se nos dio el fenómeno de la estafas por Market Play o de los secuestros por esa vía haciendo ofertas engañosas de vehículos. Les pido a las comunidades que tengamos visión y prevención frente a ese fenómeno. Ese fenómeno se ha reducido considerablemente, hemos establecido un conjunto de dispositivos especiales bien sea para prevenir a las personas que van entrando a Ocumare, se les alerta sobre las compras por Market Play. Eso nos ha permitido establecer aprehensiones, porque cuando llega una persona con intención de compra se hace todo un trabajo logístico, tecnológico que nos ha ayuda a minimizar ese delito. El eje Valles del Tuy tenía un número importantísimo de bandas y actores delictivos.

— ¿Por qué esa proliferación de bandas en ese eje poblacional?

— Había sectores de Valles del Tuy, como Mata de Coco por ejemplo; un urbanismo donde te colocaban 10 personas fallecidas en la entrada de la urbanización como un mensaje de terror. Hoy en día Mata de Coco fue liberada: usted puede caminar de noche, ya no es un referente de la muerte. No fue por casualidad que las bandas se asentaran en Valles del Tuy, hubo intencionalidad de facilitar esos espacios delictivos.

— ¿Cuál era esa intencionalidad?

— Valles del Tuy es el corredor más importante de la Revolución. Son seis municipios: Cristóbal Rojas (Charallave), Urdaneta (Cúa), Simón Bolívar (Yare), Independencia (Santa Teresa del Tuy), Tomás Lander (Ocumare del Tuy) y Paz Castillo (Santa Lucía). Ha sido por mucho tiempo un eje dormitorio. Es donde la Revolución Bolivariana tiene más fuerza. La descoordinación policial que existía y el financiamiento externo seguramente propició la ocupación de esos espacios por las bandas delictivas. Eso quebraba y afectaba la moral de los ciudadanos, de nuestros electores. Algo similar paso en Barlovento, los dos ejes de mayor fuerza política de la Revolución se convirtieron en los ejes que más fueron cedidos, donde menos patrullaje se hacía y todo eso es un caldo de cultivo para que allí se asentaran las bandas. No creemos que eso sea casual, fueron ocho años en que se desmontaron los aparatos de seguridad en esos espacios y se facilitó el control territorial de bandas delictivas.

— Existe también un corredor delictivo en el barrio José Félix Ribas, Petare, que domina la denominada banda del Wilexis, acusado por el presidente Nicolás Maduro de participar en la Operación Gedeón.

— Eso es un elemento adicional de lo que hablábamos del financiamiento de grupos delictivos para desestabilizar la República, derrocar el poder legítimamente constituido, para mandar un mensaje de terror. Allí hace año y medio hicimos una operación efectivamente, en el municipio Sucre y se dieron resultados importantes; pero además ha sido una política sostenida de reducción del delito. Ayer estuvimos con el gobernador en la cancha Metropolitana, La Dolorita. No hubo ningún tipo de acompañamiento por parte de este sector muy reducido porque nosotros hemos logrado el control territorial. Y, aunque ha sido un fenómeno muy complejo, el municipio Sucre es un estado dentro del estado. Podemos decir con responsabilidad que en esos espacios tenemos vigilancia, patrullaje, actividad social y cultural.

— ¿De dónde saca la banda del Wilexis ese armamento que emplearon para protagonizar intensos tiroteos en José Félix Ribas como el ocurrido entre el 1° y 4 de mayo de 2020 previo a la Operación Gedeón?

— Eso es parte del financiamiento. Nosotros tenemos que saber quién está detrás de ese financiamiento. El imperio norteamericano ha demostrado en reiteradas ocasiones, desde la presidencia del comandante Hugo Chávez hasta la de Nicolás Maduro, su intención abierta de desestabilizar nuestra república y de imponer gobiernos que sean alineados con ellos. Eso es una realidad, no nos estamos enfrentando a cualquier cosa. Hay mucho dinero detrás de operaciones como la Gedeón, por ejemplo. Hay mucho dinero detrás de intentos de magnicidio como se han dado, hay mucho dinero detrás de golpes de Estado. El Gobierno ha hecho un esfuerzo: cuántas detenciones no se han dado. Y entonces salen grupos de derecha a acusar al Gobierno de violaciones a derechos humanos. No es así. La intencionalidad concreta del financiamiento de las bandas es desestabilizar la paz de la República y propiciar la visión de un Estado fallido para que ocurra una intervención. Nosotros seremos un muro contundente para evitar esas cosas.

— ¿Hay alguna influencia de la estructura criminal que está siendo desalojada de la Cota 905 en esa realidad mirandina que usted está describiendo?

— Los fenómenos que se den en Caracas, Guárico, Aragua, que son las fronteras de Miranda, van a pretender tener una influencia o una incidencia dentro del estado Miranda. Eso es una realidad que no podemos ocultar. Pero no se han generado espacios similares o eventos similares dentro del estado Miranda.

— ¿Similares a los desarrollados dentro de la Cota 905?

— Por ejemplo. O al de Las Tejerías (Banda del Conejo). Estos grupos intentan interconectarse entre sí, intentan una solidaridad entre sí, intentan tener una fuerza entre sí. Y, nosotros en Miranda, con el trabajo que hemos realizado creemos que es parte de evitar y prevenir que eso se dé, que eso ocurra. Aunque ellos intenten ganar espacios, pues no han podido y no van a poder tampoco porque hay un pueblo consciente, hay unas fuerzas policiales, Armadas, conscientes, comprometidas para mantener la solidaridad y la paz en Miranda. Y yo estoy seguro, más allá de que eso obedece a otro territorio (Cota 905) y debo ser muy respetuoso, estoy seguro que nosotros junto a nuestro pueblo vamos a vencer esas adversidades.

— Es decir, ¿usted puede decir que en Miranda han evitado una segunda Cota 905?

— Por supuesto, porque ha habido la intención, el financiamiento; ha habido la intención efectivamente de ellos mismos. Cuántos audios por ejemplo mandan a correr llamando a que la delincuencia se levante.

— Corrió el jueves un audio por las redes sobre un presunto levantamiento del hampa en Palo Verde.

— Cosa que fue falso por ejemplo. Ayer (8 de julio)  salieron tres fake new por redes sociales: uno hacia José Félix Ribas, otro de Palo Verde y otro que decía que estaba la autopista tomada con hombres armados. Las tres cosas fueron falsas. 

— El Presidente anunció la Comisión Especial para la Revolución del Sistema de Justicia y una de las misiones que le encomendó fue acabar con el hacinamiento en los retenes policiales. ¿Cuál es la realidad en Miranda?

— Hay que felicitar y acompañar la decisión del Presidente. Una decisión acertada. Sin justicia es difícil que haya seguridad ciudadana, que haya paz. En Miranda hemos creado una Secretaría para el Servicio Penitenciario. Aquí tenemos entre 40 y 50 salas de retención preventiva con 3.200 privados de libertad. Es una realidad muy compleja. Desde esa Secretaría hemos articulado con el sistema de justicia el apoyo para los traslados, cupos en cárceles. Eso hemos hecho. Ahora, la Comisión Especial ya la instalamos y se ha dado un número de medidas cautelares y se está combatiendo el retardo procesal.

Al granel

  • ”Nosotros decidimos invertir en la capacidad logística de los cuerpos de policías. Los 21 municipios de Miranda han recibido más de 400 patrullas para el fortalecimiento de los cuerpos de policías y los cuadrantes de paz. También hemos recuperado tres helicópteros de la policía de Miranda, pronto viene un cuarto para los bomberos y estamos en una jornada de dotación de motos de alta y baja cilindrada”.
  • “Estamos haciendo todo el esfuerzo para que todos estos grupos que pretenden trabajar en contra de la prosperidad y la paz de nuestro pueblo sean reducidos. Siempre decimos: le tendemos la mano amiga a todo el que quiera hacer patria con nosotros, pero también vamos a actuar con toda la contundencia del Estado frente a aquellos que pretendan usar armas, asumir control territorial…en Miranda eso no puede ocurrir”.
  • “Tenemos 92 puntos de control fijos en todo el estado Miranda de los distintos órganos de seguridad ciudadana. Y hay un conjunto de rutas itinerantes que vamos moviendo en función del análisis que se hace del delito semanalmente, conforme a los indicadores de seguridad que remite el Ministerio. Eso es parte del patrullaje de inteligencia”.