Operación “tun-tun” aplican en San Agustín rastreando al Coqui y sus secuaces

Organismos de seguridad se desplegaron en San Agustín, municipio Libertador, en busca de los cabecillas de la organización criminal que opera desde la Cota 905.  

Carlos Calderón (El Vampi), Carlos Revette (El Coqui) y Garbys Ochoa (El Garbys) huyeron de la Cota 905 desde el jueves pasado cuando las fuerzas policiales iniciaron una operación para rescatar esos lugares, según lo anunciado por la ministra de Interiores, Carmen Meléndez.  

Presumen que Calderón, Revette y Ochoa solicitaron colaboración a bandas de San Agustín para que les diera resguardo. La petición viene por el pacto que meses atrás habían sellado ambas organizaciones: El Coqui le fiaba droga a cambio de protección, según fuentes policiales.  

Un pacto similar transó El Coqui con la banda de Junior Salinas, que opera en El Guarataro. Es por eso que las comisiones policiales han estado rondando ambos sectores de Caracas.  

Los bandoleros asentados en los copos de la Cota 905 sabían con antelación que el Gobierno preparaba un operativo para desmantelar la estructura delictiva diseña por Calderón, Revette y Ochoa. Por eso afinaron sus alianzas con bandas caraqueñas que les pudieran prestar protección llegado el momento. También se hicieron con pipotes de aceite automotriz para derramarlo en las empinadas calles de la Cota 905 y El Cementerio y así evitar el desplazamiento de los vehículos blindado y patrullas que tomarían esos sectores, según las investigaciones.  

 

Enlaces patrocinados