Tres monaguenses quemados por explosión de productos inflamables

Producto de la explosión la vivienda quedó destruida casi en su totalidad.

En la ciudad de Maturín, integrantes de una misma familia, dos adultos y un niño de 5 años resultaron con graves quemaduras producto de una explosión por la mezcla de productos inflamables que se suscitó en su vivienda ubicada en la parroquia Boquerón de la capital del estado Monagas.

La familia fue ingresada a la Unidad de Trauma Shock del Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar (Humnt), donde son atendidos por el personal médico, quienes se encuentran en un delicado estado de salud, siendo identificados como Carlos Espinoza, de 28 años, con quemaduras de segundo y tercero grado en un  60 por ciento de su cuerpo; Adriana Figueroa, de 31 años, con 65 por ciento de quemaduras de segundo grado,  y un niño de 5 años, quien presenta quemaduras de segundo y tercer grado en un 95 por ciento de su superficie corporal.

Según informe preliminar de expertos de la empresa de servicio doméstico de Gas Licuado de Petróleo (GLP) de la entidad, Gases de Maturín C.A. (Gasmaca), el hecho pudo ser ocasionado por la combinación de una inapropiada instalación de la tubería de gas en la vivienda, que originó una fuga del químico, el cual tuvo contacto con otro producto volátil que se usa para diluir pintura en esmalte, conocido como thinner.

La investigación determinó que no se produjo un incendio, sino una explosión que originó la destrucción de gran parte de la estructura de la casa y dejó heridos con quemaduras a los miembros de esta familia monaguense.

Atención médica

Los involucrados en el hecho son atendidos con un personal calificado de Cirugía Plástica y demás especialidades de la medicina, y a quienes se les garantiza el suministro de  medicamentos necesarios para brindarles una pronta y óptima atención, así lo aseguró el director del principal centro de salud de Monagas, Darwin Moreno.

El galeno resaltó que recientemente el centro de salud recibió dotación de medicinas: “gracias a Dios y a nuestros órganos rectores de gobierno contamos con todos los medicamentos que requiere un paciente con este tipo de heridas tan graves, (…) Y nuestros médicos realmente se están esforzando para que los heridos puedan recuperarse”, agregó.

Moreno detalló que los adultos quemados fueron recluidos en la Sala de Caumatología (sección especial para quemados), mientras que el pequeño fue recluido en la Unidad de Cuidados Intensivo Pediátrica.

Enlaces patrocinados