Adoptantes deben asegurar una vida feliz al peludo

Thaimar Velásquez/ Las cajas de cachorros en el basurero, así como animales inconscientes olvidados en medio de una calle bajo el sol, perros o gatos con miasis consumiendo gran parte de su cuerpo, con tumores, atropellados o enfermos son parte de los casos que los proteccionistas y fundaciones animalistas reciben con mucha frecuencia.

Hay animales que también han tenido que ser rescatados de hogares donde el peludo simplemente era un mueble más, no comía ni bebía agua, no recibía atenciones y era muy maltratado.

Esos perros y gatos que se han rescatado de las calles son los que posteriormente se dan en adopción. Para este proceso el proteccionista o la fundación exige requisitos a los adoptantes, entre ellos una entrevista para conocer más de los futuros papás humanos, con el fi n de asegurarle una vida feliz al peludo, pues ese animalito que no puede hablar, que se ve hermoso y sano, tiene una historia que no quiere revivir.

En la mayoría de los casos, el adoptante por temor no quiere dar información sobre su vida personal o trabajo; sin embargo, es imprescindible saber si se está o no dispuesto darle los cuidados necesarios al animal. Por ejemplo, un saco de alimento en Venezuela supera la realidad del sueldo mínimo, además de una consulta de atención veterinaria o vacunas, todo esto requiere gastos, y muchos se preguntan ¿tengo que ser millonario?, pues no, pero sí es muy necesaria la voluntad, las ganas y el amor hacia tu perro o gato porque no es un mueble más, es un miembro de la familia.

Además, es importante que el adoptante entienda que el pasado arropa a ese peludo de compañía que será parte de su familia y si tiene algún trauma ocasionado por el maltrato y, por alguna razón, en la entrevista se arroja una posibilidad de activar esos traumas, ese can o minino no podrá formar parte de su vida. Asimismo, hay casos en que a la familia se le han perdido perros o le envenenaron los gatos, a ellos tampoco se les otorga ningún animal en adopción.

Requisitos. En el caso de la Fundación Kikiriwau, con más de ocho años dedicados a la protección animal, se le pide al adoptante una dirección con punto de referencia porque cuando se pierde la mascota se busca hasta encontrarla y si es un lugar inaccesible, posiblemente también se le diga que no a la adopción, debido a que si se perdiera el peludo no se podría apoyar en su búsqueda.

A veces las personas quieren adoptar un perro que no crezca mucho y que sea cachorro, pero muchos de los animales son encontrados muy pequeños en una cajita en el basurero, ¿Cómo saber los tamaños a futuro? En estos casos, definitivamente se dice en la fundación que no a la adopción.

Antes se procuraba entregar los esterilizados, pero los altos costos no lo permiten en todos los casos, sin embargo, se hace énfasis en que debe ser esterilizado, puesto a que tiene muchas ventajas, e indudablemente lo más importante es que se rompe con la reproducción y evitamos más animales en la calle.

Igualmente, es importante para la fundación saber cuántas personas viven en casa, si son alérgicas o no; la cantidad de niños o adultos mayores y cuáles son sus edades y los viajes con frecuencia que realiza la familia. Además, se indaga si los dueños de la casa saben que se adoptará un animal de compañía y si todos están de acuerdo con tener a un compañero de vida por los próximos 15 años.

Si la situación es muy complicada para adoptar a un perro o un gato es mejor ofrecer ayuda y ser un hogar temporal para poner a prueba la paciencia del adoptante y así podrá vivir una historia que marcará su vida para siempre, que deja una huella que cambiará a su familia y la de ese peludo que sacó del maltrato y ayudó a salvar. En ese momento, se comprenderá porqué el querer monitorear al animal y asegurar su bienestar en el nuevo hogar que lo acobijará.

¿Por qué adoptar?

  • Salvas una vida. Cuando se adopta a un animal que ha sobrevivido a la calle, se le devuelve la vida, vuelve a nacer, sin importar si es adulto o no.
  • Te mantienen activo. Pasar quince minutos paseando al perro o jugando con el gato es una buena manera de hacer ejercicios en casa.
  • Tendrás amor incondicional. Pase lo que pase, tu mascota siempre estará disponible para quererte y será la primera que se alegre cuando llegues a casa. 
  • Te ayuda a distraerte. Pasar tiempo con tu mascota puede resultar terapéutico, especialmente si estás atravesando un momento emocionalmente difícil.
  • Le brindas oportunidad a otros. Al adoptar ayudas a liberar espacio en un albergue, lo que permite rescatar a más animales abandonados a su suerte.

Enlaces patrocinados