Descubre lo que quiere decir tu gato siguiendo estos simples pasos

A falta de palabras, los gatos aprendieron a relacionarse con posturas corporales y maullidos. Cada acción cuenta para ellos; desde frotarse contra nosotros, alzar la cola, mirarnos fijamente o maullar en diferentes tonos, son sin duda parte del abanico de opciones que el gato utiliza para manifestarnos sus necesidades y deseos.

Conocer a fondo el lenguaje corporal de nuestro gato y saber la forma adecuada de responderles, garantizará una relación armónica con nuestro animal. ¿Pero como podemos conseguir esto último?

Esta inquietud lo han estudiado diversos especialistas de la conducta gatuna y aquí revelamos las recomendaciones que todo tenedor de gatos debe estar familiarizado:

Su cola

Si tu gato está relajado moverá suave y lentamente su cola

La posición y el movimiento de la cola expresan muchos de los sentimientos del gato, aunque las diferencias pueden ser sutiles y tendrás que asociar su actitud y comportamiento a ello.

Si tu gato está relajado moverá suave y lentamente su cola, sin levantarla más allá de su lomo. Si está asustado, mantendrá su cola bien baja y no la moverá.

Cuando está atento y concentrado, seguramente moverá solo la punta de su cola y permanecerá vigilante, moviendo tan solo las orejas para captar mejor los sonidos.

Roces

Si tu gato te roza con su nariz o frota su cuerpo contra tus piernas, te está marcando con su olor para reconocerte más fácilmente.

Modulaciones de la voz

Los gatos emiten sonidos que están dos octavas más altas que la normal en los seres humanos y reproducen aproximadamente unos treinta sonidos diferentes, aunque los más comunes son:

  • Maullido

El sonido por excelencia de los gatos tanto que en el antiguo Egipto “miu” quería decir “gato”. Es un sonido que puede durar desde una fracción de segundo hasta varios segundos y que los gatos emiten abriendo la boca y cerrándola gradualmente.

Se cree que la mayoría de maullidos son sonidos que cada gato aprende para para comunicarse con las personas que le rodean, de manera que cada casa con un gato tiene su propio diccionario de maullidos para conseguir comida, mimos, juego, atención, etc.

  • Ronroneo

Los gatitos lo hacen mientras maman, mientras que los gatos adultos lo hacen en muchas situaciones placenteras, por ejemplo durante el contacto con otro gato, con una persona, mientras el gato se está restregando contra un objeto o “amasando” una manta. Sin embargo, los gatos ronronean también en circunstancias que difícilmente se pueden considerar placenteras, como durante las visitas veterinarias, cuando están enfermos o tienen dolor, durante el parto, y hasta en punto de muerte.

Por lo tanto es más probable que el ronroneo exprese una emoción intensa, sea o no agradable, y sirva para estimular la atención y el contacto con otro individuo. En este sentido se ha comparado con la sonrisa humana que puede expresar felicidad pero también estados de incomodidad o dolor, donde el individuo busca el soporte de los demás.

El bufido lo hacen los gatos cuando intentan defenderse
  • Bufido

Un gato que intenta defenderse y amenazar puede abrir totalmente la boca y expulsar aire de forma brusca. El resultado es una especie de silbido que dura casi un segundo y que se llama bufido.

  • Aullidos y alaridos

Son sonidos de amenaza que parecen maullidos interminables. Se caracterizan por ser agudos y tener un volumen muy alto. Amenazas tan intensas sirven para evitar que se llegue a la lucha directa entre gatos.

  • Gruñidos

Es un sonido amenazante de tono bajo, que puede durar de una fracción de segundo hasta varios segundos.

  • Grito o chillido de dolor

Es un sonido muy agudo y repentino, de volumen muy alto, que los gatos emiten al hacerse daño. Es el chillido que señala también el final de un apareamiento.

Tu gato te quiere cuando:

Si tu gato ronronea cuando estás cerca, y aumenta el volumen cuando lo acaricias, te quiere.
  • Se frota contra ti, ya sea contra las piernas, brazos o la cabeza si lo tienes encima de ti.
  • Ronronea cuando estás cerca, y aumenta el volumen cuando lo acaricias.
  • Levanta la cola cuando le acaricias la espalda (sobretodo la mitad inferior, cerca de la cola).
  • Te da mordisquitos suaves en los dedos.
  • Te acicala, como si fueras un gato más. Te amasa, y eso que ya no es un cachorrito.
  • Duerme contigo o cerca de ti. Cuando te mira, a veces parpadea lentamente. Así te dice que confía en ti.

Practica estos pasos para socializar con tu felino:

Gestos como mirarlo por poco tiempo y parpadear suavemente pueden transmitirle un estado de seguridad y confianza

Si somos nosotros los que queremos comunicarle algún mensaje lo más propicio es modular nuestro tono de voz.

Laura Trillo, terapeuta de gatos y comunicadora felina considera que hablar con un tono agudo normalmente le indica al felino que estamos disgustado con él. Lo contrario sucederá cuando queramos transmitir un mensaje agradable, utilicemos un tono más grave del habitual.

Si le acariciamos le estaremos comunicando un mensaje de tranquilidad.

Sentarse de piernas cruzadas en el suelo y mirar al gato es una señal de que le estás dando la bienvenida, por lo que puede llegar para que le acaricies.

Por otra parte, si nos quedamos mirando a nuestro gato fijamente se sentirá agredido. Gestos como mirarlo por poco tiempo y parpadear suavemente pueden transmitirle un estado de seguridad y confianza cuando están en nuestra compañía. Pruébalo!

 

ENLACES PATROCINADOS