El gato Óscar sobrevivió al ciclo de lavado sin lesiones

El gato no sufrió daños graves

El gato australiano de raza birmana Óscar decidió buscar un sitio reconfortante y cómodo para hacer su siesta. En su recorrido por la casa, se topó con la puerta entreabierta de la lavadora y entró.

Mientras el felino realizaba la siesta, sus dueños decidieron lavar la ropa y no se percataron de su presencia en el aparato; su dueña Amanda Meredith, mientras que hacía sus quehaceres, escuchó a lo lejos el maullido desesperado de su mascota.

Luego de buscar por toda la casa, de donde provenía el sonido, Amanda se dirigió al cuarto del lavado y su sorpresa fue ver que “el pobre gatito tenía las patas sobre el cristal mientras daba vueltas y me miraba”, corrió a apagar el equipo, les tocó esperar dos eternos minutos para que se drenara y apagara y poder así liberar a Óscar.

El veterinario visitó a Óscar de emergencia, recetó antiinflamatorios y les explicó a sus dueños que las primeras 24 horas eran cruciales para saber si sobreviviría. El felino salió airoso y pasó varios días en los que no hizo más que dormir en un sueño profundo.

El felino, a pesar de haber pasado 12 minutos dando vueltas en la lavadora, no sufrió daños graves y aún siente ganas de acercarse a ella: “se sienta delante y observa como va dando vueltas”. Para Amanda esta experiencia le costó un mínimo de tres vidas de las siete que tienen los felinos.

Enlaces patrocinados