El mágico ronroneo a veces no se les da a todos los gatos

Aunque el ronroneo es el sonido vibratorio por excelencia con el que nuestros gatos expresan su afecto, temor o dolor, también podemos encontrarnos con mininos que nunca lograron producir este sonido o ronronearon por un tiempo y luego dejaron de hacerlo. ¿Pero cual es la causa de esta singularidad?

A través de su portal de Youtube “Mascotas y Familias Felices”, el veterinario Carlos Gómez explica que aunque el ronroneo es un sonido habitual en la mayoría de los gatos, hay por su parte felinos que solo utilizan esta forma de comunicación para llamar la atención de su humano y conseguir una retribución específica. “Hay gatos que aprenden que este sonido característico es irresistible para nosotros y que nos lleva hacer cosas por ellos, como levantarnos de la cama para servirles su comida”

El experto añade que hay felinos que sustituyen los maullidos por los ronroneos. Por lo que es probable, que este gato ronroneé solo en los momentos que el considere conveniente.

Por otra parte, si tu gato nunca ha ronroneado puede responder a su temperamento específico. En ese caso el felino buscará otra forma evidente para mostrarte afecto o llamar tu atención. “puede que te lama, te mire profundamente, te toque con su pata o se roce contra ti”, comenta el veterinario.

En ese sentido, si es un gato introvertido que no se le da ronronear o por el contrario ronronea pero lo hace de manera muy bajita, casi imperceptible, el especialista, recomendó no alarmarse y recordar que todos los felinos tienen una personalidad bien marcada y en base a esto se relacionan con el entorno y con su familia humana.

Razones más comunes para que un gato no ronronee

Hay felinos que sustituyen los maullidos por los ronroneos

Del mismo modo, El veterinario Carlos Gómez aconsejó ponerle suma atención a los cambios que vienen acompañado de un gato que ronroneaba de manera frecuente y de un momento a otro dejó de producir el sonido. Este primer indicio, seguido con el descuido en su pelaje (no se acicala de forma constante), disminución a la hora de comer, tomar agua y orinar, son indicativos importantes de que algo no anda bien. En ese caso lo más conveniente es llevarlo a un médico veterinario.

También puede ocurrir que si el gato sufrió un episodio fuerte de estrés, sobre todo en sus primeras semanas de vida, es probable que inhiba sus ronroneos. “Hay que recordar que el ronroneo es la máxima expresión de la felicidad y de la satisfacción de un gato”, recalca el experto.

Otro factor que puede influir en el ronroneo de un minino, es una enfermedad llamada parálisis laríngea que tiene como síntomas más frecuentemente disnea, cambios y perdida del maullido o ronroneos. Cabe recordar que el ronroneo provienen de la vibración de los músculos de la laringe.

Lo más importante para detectar a tiempo cualquier cambio en nuestro felino es observar y conocer los hábitos y formas de expresión de nuestro compañero gatuno.

 

ENLACES PATROCINADOS

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com