InicioTu mascota - extraviadoGanarse la confianza de un gato tiene sus secretos

Ganarse la confianza de un gato tiene sus secretos

El bienestar animal es base para lograr una sana relación

Ganarse la confianza de un gato depende de varios factores, tales como la personalidad, comportamiento, edad, raza, sexo e incluso la historia del mismo animal.


Si acaba de adoptar a un gato y considera que él no se siente seguro a su lado, o si tiene un gato, pero cree que él aún no se siente cómodo en el hogar, estos son algunos consejos que harán que la relación mejore.


Un gato necesita un arenero para hacer sus necesidades, un comedero y un bebedero, un lugar para dormir y descansar, y un rascador para afilar sus uñas, liberar el estrés y mantenerse relajado y en forma.


Conozca su naturaleza.

Es importante entender y acoplar su rutina a la nuestra, dedicar tiempo de calidad para juegos, mantener su arenero limpio sin interrumpir cuando lo esté usando, la disponibilidad de agua y comida y respetar sus espacios de descanso y acicalado. Todo en conjunto evitará que tenga que llamar su atención con conductas molestas.Los gatos marcan todo con su aroma, así que, en su mente, nuestra casa y todo lo que hay en ella, incluidos nosotros, “somos su propiedad”.


No lo maltrate

Este punto es uno de los más importantes. La violencia, como lo hemos dicho en varias ocasiones, no soluciona nada. Con esto, solo conseguirá que su gato le tenga miedo y lo asocie con algo negativo. Esto aumentará sus niveles de estrés y ansiedad, incluso, podría generar una reacción agresiva en el animal. Por eso, el consejo es que no fuerce a su gato a hacer algo que él no quiere, dele tiempo para que él se adapte a los cambios. Deje que él sea quien tome la iniciativa de acercarse, así no se sentirá amenazado o intimidado. Por ejemplo, si quiere acercarse y tocarlo, deje que él se acerque y lo toque primero. Y si ve que no quiere, todo bien, en otra oportunidad será.


El lenguaje corporal

Identifique si su gato está feliz, ansioso, miedoso, frustrado, enfadado, inquieto e incluso enfermo. Un gato relajado y con ganas de interactuar, parpadeará lentamente, ronroneará, restregará la cabeza contra la persona, podría tirarse boca arriba para que lo acaricien, entre otras. Muy contrario a cuando no quiere algo, en ese caso intentará huir, lo morderá o maullará.


Espacio vital

Su gato necesita un espacio para él solo, donde pueda estar cómodo, tranquilo y seguro, un sitio en el cual pueda refugiarse si se siente amenazado o inseguro.
Luego, cuando ya tenga confianza, usted verá que él saldrá de ese lugar y empezará a explorar la casa y luego a interactuar con las personas. No lo presione, la paciencia es la clave en este proceso.


Sea su amigo

Su gato necesita una persona en la cual pueda confiar y sentirse seguro. Sea esa persona, él se lo agradecerá con el tiempo. La idea es no agobiarlo y darle su propio espacio para que él sea quien se acerque y rompa esa barrera del contacto físico.
Cuide su salud. Un gato sano es un gato feliz. Para lograr más confianza en su relación llévelo al veterinario para comprobar que todo está bien y no tiene problemas de salud. En ocasiones, estas afectaciones podrían provocar cambios en su comportamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí