InicioTu mascotaGatos comunitarios: de todos y de nadie

Gatos comunitarios: de todos y de nadie

Los gatos del basurero, de la planta baja del edificio, esos gatos, no se dejan tocar o son miedosos, oí decir, y sí, esos gatos no se dejan tocar, son gatos comunitarios, hacen vida en el sector, son alimentados y cuidados por un grupo de vecinos, pero al final, no son de nadie, no tienen dueño.

Todos sabemos cuáles son, algunos saben cómo se llaman, otros le ponen un nombre diferente al que ya tienen, lo interesante es que son miembros de la comunidad. Cada noche, se escuchan sus maullidos y se agrupan en la entrada de la torre, del edificio, de la casa, de donde sale su cuidador.

Comprenden que hay alguien que se ocupa de ellos. En muchos casos, cuando se enferman o cuando sufren de algún maltrato, llegan a la puerta de su cuidador, a veces a modo de agradecimiento, le obsequian apetitosos insectos y hasta podrían parecer antipáticos, pero es un gesto de agradecimiento de estos felinos.

Los gatos se agrupan en colonias felinas y normalmente maullan para notificar que están listos para aparearse, a veces el sonido es aterrador y parece salido de una película de terror, pero son los gatos buscando aparearse y en medio de eso se pelean con fuertes rasguños y mordiscos que pueden resultar mortales. Para eso son los cuidadores, para sanar heridas, llevarlos al veterinario y alimentarlos. Pero se puede evitar todo eso si se controla la colonia felina con la esterilización.

Descubre más de cómo se desarrolla y cómo ayudar a una colonia felina en Tumascota.life