Hallowen una fiesta de terror para muchos animalitos

Cada 31 de octubre se puede observar el montón de telarañas postizas, la ahuyama convertida en calabaza y los adornos de calaveras, brujas y fantasmas en comercios, oficinas y casas. Todo para cumplir con el protocolar atuendo que propone la celebración de “La noche de Brujas” o también conocida “Fiesta de Hallowen”.

Además de asumir una celebración que no tiene nada que ver con nuestras costumbres, ya que es de origen Celta, se ha tomado como excusa para la matanza de animales en ritos de ciertas religiones, situación que se ha convertido en una potencial amenaza para algunos seres vivos que son utilizados como símbolo de sacrificio en diversas ceremonias

La llegada del mes de octubre ha probado ser una sentencia de muerte especialmente para los gatos blancos y negros, que son asesinados en todo tipo de rituales que se celebran con motivo del día de los Muertos. Parece mentira, pero hoy día aún existe la superstición de que los gatos están relacionados con la suerte, siendo los gatos blancos símbolos de la buena suerte y los gatos negros símbolos del mal augurio.

Buscan gaticos de la calle para llevarlos a torturas y sacrificios

Los gatos negros son los animales más codiciados para esta fecha en que las torturas están a la orden del día. Sin embargo, diversos animalistas denuncian que para esos rituales de sangre también son utilizados perros, conejos, palomas, cabras y cualquier otro animal blanco o negro que pueda ser vejado, satisfaciendo así la necesidad de crueldad de estos grupos o sectas que disfrazan su ignorancia y psicopatía detrás de un supuesta ceremonia religiosa.

La discusión de la libertad de culto puede pasar por la reflexión sobre el dolor y el grado de sadismo de ciertas torturas por las que son sometidos estos animales al momentos de sacrificarles.

Los gatos negros son los que menos adoptan por su falsa fama de mala suerte y relación con malos augurios

El caso es más preocupante teniendo en cuenta que es muy difícil encontrar familia que adopte a los gatos negros, porque nadie los quiere debido a estas supersticiones, los relacionan con mala suerte y malos augurios (a pesar de que la cultura popular apuesta por ellos) o a la creencia de que tienen comportamientos más agresivos.

Sin embargo, tal y como afirman los expertos, esos prejuicios no podrían estar más lejos de la realidad. Es más, evaluando los estudios genéticos, se podría afirmar que los felinos de colores rojizos, crema y amarronados tardan más en tranquilizarse ante desconocidos que los gatos de cualquier otro color, incluyendo los negros.

Existen muchas ventajas acerca de adoptar un gato, sea negro o de cualquier otro color. Los felinos pueden llegar a ser el compañero ideal para una familia. Son cariñosos, mejoran tu salud y te apoyan en momentos difíciles. ¿Qué más se puede pedir?

Milagros, una sobreviviente

Milagrito es una perrita tipo poodler, que fue encontrada con collares o “elekes” (como se conoce en el argot de la santería), desnutrida, sin agua ni comida y amarrada al sol en un terreno baldío. Todo su cuerpo lo tenía cubierto de una sustancia inflamable. Vecinos denunciaron el hecho y comentaron a la rescatista que tomó el caso, que a esa perrita pretendían prenderla en fuego, como parte de un ritual de sacrificio que personas de la zona, practicaban con animales.

Al observar las condiciones de la criatura, la animalista tomó el riesgo de rescatarla y llevarla ese mismo día a un veterinario, quien la anestesió para poder quitarle los collares de santería que tenía incrustado en el cuello. Por lo que se concluye que tenía tiempo con ellos.

Milagros fue rescatada a tiempo, por eso su nombre coincide con su historia. Pero lamentablemente, muchos de los animales que estan en situación de calle, o peor aún que son adoptados para estas fechas, no corren con la misma suerte. Por el contrario terminan asesinados de las formas más atroces que la mente humana pueda imaginar.

Cero adopciones para estas fechas

Símbolo de mala suerte, brujas encarnadas, animales satánicos, seres agresivos, misteriosos y distantes. Son parte de los conceptos con los que se que relaciona a los gatos de color azabache. Cuando en realidad, quien haya tenido uno, podrá comprobar que son seres sumamente amorosos y dóciles.

Nené es un gatico negro rescatado de la calle cuando era un cachorro.
Ahora es un gato que pesa más de 8 kilos, grande y muy mimado por su dueña

Conociendo esta realidad, los centros de adopción junto con sus proteccionistas, redoblan esfuerzos para rescatar a todos los felinos de color blanco y negro. Además paralizan las adopciones de estos gatitos por la estigmatización predominante que las creencias religiosas y la industria del entretenimiento han forjado sobre los mininos con estos colores.

Basada en su experiencia, la rescatista Mónica Citton recomienda aplicar un minucioso cuestionario a los posibles adoptantes, intentar corroborar la información y además dar seguimiento, para validar que la nueva familia no vaya a tener segundas intenciones con el animal.

A su criterio, la bondad y el respeto que una de persona tiene hacia otro ser vivo no lo define la creencia o religión que practique. “He dado gatitos en adopción a personas que son santeros y han sido tenedores responsables y amorosos “, explica.

Por esa razón es imprecindible crear y generar conciencia, para que desde los más pequeños de la casa se formen sin estigmas y con sentido de respeto hacia las otras formas de vida. Además es fundamental conocer que se esconde detrás de ciertas “celebraciones” o “tradiciones” (Hallowen, corridas de toro, toros coleados, peleas de gallos, ), lo que para muchos es diversión para los animales es sinónimo de sufrimiento y explotación, aspecto que podría estar incluido en la reforma de la ley contra el maltrato animal.

Enlaces patrocinados