InicioTu mascotaHistorias de MascotasPicasso y su perro Lump, una historia de conexión instantánea

Picasso y su perro Lump, una historia de conexión instantánea

Lump fue el perrito salchicha que se ganó un lugar en el corazón del artista, a quien incluso llegó a retratar en varias de sus obras

Lump, un perro de raza teckel o “salchicha”, tiene una historia fascinante que se conecta con la vida de Pablo Picasso. Su nombre, “Lump”, proviene de la palabra alemana “lumpe”, que significa “trapo” o “harapo”, debido a su pelaje desordenado. Lump era en teoría, del fotógrafo David Douglas Duncan, un amigo cercano de Picasso.

La historia de Lump y Picasso comienza en 1957, cuando Duncan visitó a Picasso en su villa La Californie, en Cannes, Francia. Duncan llevó a Lump consigo, y el perro inmediatamente se sintió atraído por Picasso. Según Duncan, Lump saltó del carro y subió las escaleras para instalarse en las piernas de Picasso como si supiera que había llegado a casa. Desde ese momento, Lump conectó tanto con Picasso, que no se volvieron a separar.

La portada del libro que escribió Duncan, una las obras que hizo inspirado en Lump y lo vemos ofreciendo un espacio en su mesa para su amado teckel

Lump vivió con Picasso durante seis años y se convirtió en una presencia constante en su estudio y en su vida diaria. Picasso llegó a retratar a Lump en varias de sus obras. Una de las más notables es una serie de platos de cerámica en la que Lump aparece junto a figuras taurinas y otras imágenes. Además, Lump también fue inmortalizado en uno de los estudios de Picasso sobre “Las Meninas” de Velázquez, donde aparece en lugar del perro mastín de la pintura original.

Historia de Lump

La relación entre Lump y Picasso no solo fue una amistad entre un hombre y su perro; también lo inspiró y acompañó en su proceso creativo. Duncan documentó esta relación en su libro “Picasso & Lump: La odisea de un teckel”, donde se pueden ver fotografías íntimas de Lump con Picasso, en momentos de su convivencia diaria y la relación tan especial que compartían.

Lamentablemente, Lump murió en 1973, el mismo año que Picasso. La historia de Lump y Picasso sigue siendo un ejemplo conmovedor de cómo las mascotas pueden influir profundamente en la vida y el trabajo de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí