InicioTu mascotaHistorias de MascotasSacerdote brasileño alberga perritos en situación de calle

Sacerdote brasileño alberga perritos en situación de calle

Cada fin de semana los lleva a misa para intentar darlos en adopción entre los feligreses y destaca la importancia de darles abrigo

Desde hace varios años, João Paulo Araujo Gomes rescata perritos abandonados y heridos para encontrarles un nuevo hogar.

La información fue compartida en diversos portales web y la página de Instagram @animalizar, que constantemente publica historias emotivas de tiernos peluditos.

El sacerdote de origen brasileño y afirma que “cuando amo, rescato y protejo a un animal, también lo estoy haciendo con la humanidad”.

Por otra parte, una vez que sanan los pacientes, los lleva a misa para que las personas se animen a adoptarlos. “Siempre podrán entrar, dormir, comer, beber agua y encontrar refugio y protección, porque esta casa es de Dios y ellos son de Dios”, dice igualmente.

Ante las críticas por su labor con los perritos añade: “Mateo 25 muestra que seremos juzgados exactamente por el amor. ¡Ama a todos, incluida la naturaleza y los animales, y no temas que las puertas del cielo se te abran!”.

Comprometido con sus perrihijos

El periódico español La Vanguardia describe a João como un “amante y ferviente defensor de los animales”.

Aparte de alimentar y cuidar a los perritos, los lleva al veterinario. En varias entrevistas a medios locales, el sacerdote explicó que tiene un comedor para estos animalitos que funciona los 7 días a la semana. Esa es una de sus principales labores con los caninos

En una oportunidad el párroco reveló el origen de su cuidado de perros. Explicó que todo empezó cuando unos feligreses acudieron a su parroquia para vender galletas benéficas y que lo recaudado sería destinado a obras de caridad. “Yo les propuse recoger a los perritos, adoptarlos y permitirles que estuvieran en la iglesia”.

Sin embargo, Araujo Gomes cuenta con el apoyo de muchos voluntarios que le ayudan a cuidar de los animales y que en el algunos casos terminan adoptando a los perros.

Al mismo tiempo, el medio detalla que el hecho ocurre en Sant’Ana Gravatá, en el estado de Pernambuco-Brasil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí