InicioTu mascotaHistorias de MascotasUn gato comunitario llamado Catire

Un gato comunitario llamado Catire

Al automedicar al Catire, complicaron su estado y el final, no fue feliz para nadie

Un gato solía merodear por el edificio, visiblemente herido y esquivo, una combinación desgarradora. Verlo sufrir, y a la vez, sentir su resistencia ante cualquier intento de ayuda, era realmente desalentador.

El gato no se dejaba tocar, pero acudía a comer cuando le dejaba comida durante esos días. Decidí llamar a un veterinario y a una vecina para tratar de abordar su situación.

El veterinario, al revisarlo, me informó de su diagnóstico: otitis y ácaros, provocados por la picadura de pulgas. Resultaba difícil imaginar que las heridas en su lomo, llenas de sangre, fueran causadas por sus propias uñas al rascarse repetidamente.

Lo alojé en mi baño durante una semana. Al principio, estaba nerviosa, pues el gato se mostraba esquivo y necesitaba aplicarle una crema. Sin embargo, al tercer día, comenzó a permitir que lo acariciara, aunque aún no se dejaba cargar. Tras tratarlo con una pipeta para gatos contra las pulgas, mejoró notablemente.

Catire esperando que le bajaran su comida. El tumor aun no había crecido tanto
Catire esperando que le bajaran su comida. El tumor aun no había crecido tanto

Finalmente, lo devolví al lugar donde lo había encontrado en la planta baja del edificio, donde permaneció durante 13 años. Lo bauticé como “El Catire”, aunque otros lo llamaban “Garfield” debido a su tendencia a engordar tras la castración.

El Catire recibió tratamiento en mi casa en varias ocasiones, tanto por otitis como por otras dolencias. Desafortunadamente, su salud empeoró cuando comenzó a desarrollar un tumor en la cara, que creció rápidamente y eventualmente explotó, tenía mucho dolor, aunque no se quejaba.

Una noche, recibí la trágica noticia de que el Catire estaba convulsionando de dolor. Al llegar, descubrimos que alguien le había dado una pastilla para el dolor, un grave error que lo intoxicó y finalmente le provocó la muerte.

Estaba tan hinchado, que no podía abrir los ojos
Estaba tan hinchado, que no podía abrir los ojos

Lo atendimos esa noche, tenía la cara inflamada y los ojos cerrados, incapaz de abrirlos. Lamentablemente, no logró sobrevivir hasta la mañana para ser llevado al veterinario.

Medicamentos que son tóxicos para gatos

  • Paracetamol
  • Acetaminofén
  • Ibuprofeno
  • Diclofenac

Estos son algunos de los que no se le deben aplicar o dar en ninguna presentación o concentración. Lo mejor, es consultar con el veterinario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí