La pirotecnia provoca desorientación y taquicardia en mascotas

Los perros tienen 100 veces más capacidad auditiva que los humanos

Durante la época decembrina la pirotecnia se convierte en el sufrimiento permanente de nuestras mascotas, las explosiones provocadas por estos fuegos artificiales, provocan en nuestros peludos desespero, ansiedad, angustia, desorientación, taquicardía y nerviosismo.

Desespero, ansiedad, angustia, desorientación, taquicardia y nerviosismo invadieron a Rocky la hora de nochebuena al escuchar un fuerte ruido producido por los fuegos artificiales.

Luego de las explosiones, el peludo no quiso salir debajo de la cama en el cuarto. Temblaba y no quería comer. Bajo las orientaciones del médico veterinario, se le suministró un calmante, y lograron controlarle los nervios.

Esta situación es generada por la pirotecnia, pues explica el doctor Jorge Tartaret, coordinador nacional de la Misión Nevado y médico veterinario, que el oído tanto de perros como de gatos es muy sensible a ruidos estruendosos, su capacidad auditiva es 100 veces más alta que la de los humanos, por lo que perciben las explosiones más fuertes, provocándoles en algunas de las ocasiones dolor.

“Los ruidos cercanos pueden provocar que se reviente el tímpano del animal, y también lo que nosotros llamamos shock neurogénico, por el temor que siente al no estar acostumbrado a ese tipo de ruidos, además les puede dar una taquicardia provocando un posible infarto”, destacó Tartaret.

Una de las recomendaciones que ofrece el especialista para tratar de controlar el temor de nuestras mascotas en la época decembrina es administrarles un tranquilizante o sedante mientras duren las celebraciones donde se haga uso de fuegos artificiales.
“También se puede recurrir a tranquilizantes naturales como agua de lechuga, té de valeriana, paciflorum, entre otros, que ayudan a mantener a la mascota tranquila”, dijo.

Una de las mejores formas de acostumbrar a la mascota a ruidos fuertes es desde cachorro hacer sonar una botella de plástico vacía para que al crecer no le moleste el ruido ni lo aturda, explica el especialista.

Agregó que es importante estar cerca del animal, cuando se presente las festividades, pues del desespero puede lastimarse cuando intenta buscar refugio, escaparse o destrozar lo que tenga cerca para intentar esconderse. “Lo recomendable es acariciar al animal y brindarle confianza”, precisó.

Alternativa ante el miedo

El médico veterinario informa que ante una situación de pirotecnia existe un tratamiento de entrenamiento de animales conocido como Tellington ttouch, desarrollado por Linda Tellington y basado principalmente en vendajes, masajes y en ciertos casos un abrigo llamado Thunder Shirt. “Este entrenamiento inició con caballos, pero hoy en día es usado para curar traumas y fobias en todo tipo de animales”, dijo.

Según esta técnica, los animales sufren con los fuegos artificiales debido a la especial sensibilidad que tienen en zonas posteriores de su cuerpo, en las patas y en las orejas.

“Lo que debemos hacer es colocar un paño o tela alrededor de su cuerpo con lo que podemos aliviar la tensión y la irritabilidad, ya que estimula la circulación sanguínea en zonas extremas”, explicó.

El veterinario agregó que la tela debe cubrir la espalda y el pecho de la mascota formando un 8, finalizando con un nudo en la espalda. Hay que verificar que el nudo no quede sobre la columna.

Con este método, la mascota se sentirá en mayor armonía y seguridad, ya que su sistema nervioso tendrá una mejor circulación que le ayudará a calmarse.

Tartaret recomienda mantener al animal en un lugar pequeño durante la pirotecnia, pues ese lugar lo hará sentir más apretado y seguro”, puntualizó el médico.

Enlaces patrocinados