Las corridas de toros: el empeño de pocos, el repudio de muchos

La muerte como espéctaculo es inconcebible en pleno siglo XXI

Un pequeño grupo de empresarios, en especial del sector ganadero, pretende reavivar los años dorados que tuvo el negocio de las corridas de toros en los años 80 y 90 en el país. Colmar las plazas de dolor y sufrimiento, bajo la defensa de que es parte de nuestra “tradición” y “cultura”. Mientras que al otro lado de la balanza hay unos miles, por no decir millones, que defienden la vida, la dignidad y no aceptan que entre nuestra indiosicracia este la muerte como espectáculo. Este fue el preámbulo del programa Nevado en Radio, conducido por Maigualida Vargas, presidenta de Misión Nevado.

Uno de esos tantos defensores de la vida, es el activista Roger Pacheco, representante por Venezuela de la organización internacional Ánimas Naturaleza, quién este miércoles, detalló durante el programa, los avances que se han planteado para abolir finalmente los espectáculos con animales en nuestro país.

“A pesar de que 94% de los países que integran la ONU, rechazan actividades como la tauromaquia, Venezuela aún forma parte de esos 6% que la practica, hecho que consideró inconcebible, en pleno siglo XXI. La crueldad como espectáculo viene de la época de la inquisición. La corriente ilustrativa por su parte, rechazó totalmente estas iniciativas por considerarlas una barbarie”. sostuvo

En Venezuela, la educación, la ilustración, llegó en el pensamiento y la obra de Simón Rodríguez. “Por eso no es raro creer que el primer antitaurino que tuvo Venezuela, el primero opositor a las ferias taurinas y al deporte con animales fue Robinsón”. dijo

En ese sentido, Maigualida Vargas consideró la importancia de desvincular los espectáculos con animales, de las tradiciones culturales, porque de igual manera, la corrida de toros en una tradición que fue impuesta en la época colonial, por los europeos invasores. “Además de disfrutar con el sufrimiento del otro ser vivo, aplaudir estas prácticas es sinónimo de continuar apoyando las tradiciones impuestas”, explicó.

A un paso de la extinción

En otro punto, Roger Pacheco afirmó que estas prácticas están a punto de desaparecer del todo en nuestro país tomando en cuenta que en los años ochenta se mataban alrededor de mil reses por año en festejos taurinos y que hasta el año 2019, solamente hubo catorce eventos taurinos, con una cifra de aficionados que no llegaban a los 5000 espectadores, en todo el año. “Esto nos hace concluir que están viviendo los días de la abolición. Están quemando sus últimos cartuchos”, aseveró.

“Los buenos somos más”, concluyó por su parte Maigualida Vargas, quién también se unió al repudió de estas actividades y junto a Roger Pacheco hicieron un llamado a la ciudadanía a repudiar estos actos y a los sectores que los promueven, para que prevalezca la vida, por encima de la barbarie y los intereses económicos de unos pocos. “Lo que podemos hacer como comunidad, como poder popular es ir inmediatamente a los entes más inmediatos que son los Concejos Municipales y declararnos y decir que estamos en contra de cualquier evento que se maltrate animales.”. puntualizó.

Finalmente invitaron a la ciudadanía a participar en el debate del Congreso Bicentenario de los Pueblos, capítulo animalista, para profundizar en las nuevas propuesta que serán el sostén para sustentar la Ley que priorice y defienda todas las formas de vida que hacen vida en nuestro planeta.

 

ENLACES PATROCINADOS

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com