Las perritas embarazadas requieren cuidados

A la hora de que las peludas se encuentran en periodo de gestación, se debe tener en cuenta que para garantizarles un embarazo tranquilo, hay que mimarlas con varios cuidados que fortalezcan su salud y la de los nuevos miembros por nacer.

Lo primero que debe saber es que la can requerirá una mayor cantidad de proteínas y energía. El veterinario deberá llevar un control del periodo de gestación y le indicará una dieta ajustada a las necesidades de la mascota.

En cuanto a las cantidades de comida, después de la quinta semana de gestación, se deben empezar a incrementar las raciones, hasta alcanzar aproximadamente un tercio más de lo habitual un mes más tarde.

Las gestantes tienden a presentar en los primeros días malestar, náuseas y pérdida del apetito, pero paulatinamente van recuperando las ganas de comer.

Un aspecto importante a tener en cuenta es la hidratación, es por ello que se le debe mantener cerca agua abundante y limpia.

Asimismo, se debe tener el control de vacunas al día, el médico veterinario indicará cuáles se les pueden suministrar durante el embarazo.

Igualmente, los tratamientos antipulgas para la perra embarazada también deben ser recetados por los especialistas.

Evite cualquier situación estresante

El estrés es un mecanismo del que disponemos todos los animales y cuando se desencadena y se sostiene en el tiempo altera el buen funcionamiento de cualquier organismo, esto significa que si tu perra sufre estrés durante la gestación puede poner en riesgo su salud y la de sus cachorros.

El cuidado principal para una perra embarazada, más sencillo y natural, es favorecerle un entorno tranquilo donde pueda sentirse plenamente cómoda, aunque si hablamos de comodidad, más allá de la serenidad mental es importante que tu mascota disponga de un espacio donde relajarse y dormir, una superficie mullida, cálida y confortable. Esto es importante durante toda la etapa de gestación pero adquiere aún una mayor relevancia aproximadamente 20 días antes del parto, ya que en este momento los cachorros responden al tacto así como a otros estímulos, y ellos podrían sufrir de forma muy directa cualquier situación estresante.

Un aspecto importante para manejar el estrés es el ejercicio físico en la perra embarazada, que obviamente deberá ser dinámico para poder adaptarse a cada etapa de la gestación. Debemos tener claro que dependerá del momento de la gestación en el que se encuentre así como de su estado de salud y predisposición.

¿Se puede desparasitar a la perra embarazada?

Si, no solo se debe, sino que se recomienda para protegerla a ella pero, también, a los cachorros que gesta. Antes de desparasitar a la perra preñada hay que consultar al experto, al veterinario, porque no todos los productos que se emplean con esta finalidad son aconsejables durante el embarazo.

Como algunos medicamentos podrían perjudicar la integridad de los cachorros, es necesario preguntarle al veterinario cuál es el mejor antiparasitario para una perra gestante, para administrárselo sin riesgos a la futura madre. Por eso, aunque tengamos en casa los productos que hemos utilizado siempre, durante los meses de embarazo es obligatorio confirmar con nuestro veterinario que su uso es adecuado para el estado de nuestra perra.

Enlaces patrocinados