Lilly salvó a su familia de una fuga de gas

La gata vive con sus padres humanos Sandy y Martin.

Para Sandy y Martín, en Estados Unidos, su tarde transcurría igual que muchas, jugaban con su gata Lilly tranquilamente, pero algo diferente llamó la atención de la felina que la hizo dirigirse a la chimenea, un comportamiento poco habitual para ella puesto que adora jugar con sus dueños por las tardes.

El repentino cambio en la gata captó la atención de Sandy, quien siguió instintivamente a su mascota y observó que la felina no paraba de olfatear alrededor de la chimenea.

Sandy al llegar al lado de Lilly se dio cuenta que estaba muy centrada en la válvula de la chimenea.

Al acercarse a la válvula, la mamá humana se percató del ligero olor a gas que emanaba, inmediatamente avisó a su esposo Martín para que llamará a la compañía del gas.

Los técnicos llegaron al poco tiempo y le confirmaron a la familia que tenían un escape de gas en la llave de su chimenea, que de haberlo dejado, podría haber sido fatal.

La gata Lilly fue la heroína de su familia al haber detectado el escape de gas, que pudo haber ocasionado un lamentable accidente.
Esta querida minina estadounidense vive su vida padeciendo el virus de la leucemia felina, lo que le ocasiona una grave depresión a su sistema inmunológico, asimismo retraso en el crecimiento por esta enfermedad incurable.

 

ENLACES PATROCINADOS

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com