Mascotas y animales silvestres son susceptibles al covid

Lo que hasta ahora la comunidad científica ha informado respecto al virus Sars-Cov2 que causa la enfermedad del covid-19 es preliminar y la mayoría de los datos son relativos a su comportamiento en humanos. Todavía no se sabe con exactitud qué tanto riesgo representa este patógeno para los animales domésticos y de la vida silvestre, ya que en varias partes del mundo han reportado casos en mascotas como gatos y perros luego de tener contacto con personas infectadas, además de animales en cautiverio.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), indica de varios leones, tigres, pumas y gorilas contagiados en zoológicos de Nueva York, Texas, Tennessee y California, así como leopardos de las nieves en Kentucky. El signo más evidente es tos y posteriormente se recuperaron.

De acuerdo con la organización Wildlife Conservation Society (WCS), que tiene sede en el zoológico del Bronx, Nueva York, en el caso de los felinos, el virus fue detectado a través de pruebas realizadas a las muestras fecales. Se trata de un tigre malayo, otros tres nativos y tres leones africanos, todos infectados por trabajadores asintomáticos.

La WCS asegura que aún no hay evidencia certera de que los animales juegan un papel en la transmisión pese a que existe una teoría no confirmada definitivamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, Peter Ben Embarek, jefe de una delegación del organismo que visitó en febrero la ciudad de Wuhan, China, dijo que no encontraron pruebas contundentes sobre el origen del virus, sin lograr determinar qué animal pudo transmitirlo a los seres humanos, pero que sí es un virus zoonótico.

La fuente zoonótica deriva de la zoonosis, es decir, se pasa de un animal a un humano mediante un contacto directo o indirecto al tocar a la especie, tocar un fluido como orina, saliva y por intermedio de insectos, entre otras.

Embarek agregó que una transmisión del coronavirus de un animal a otro y después al ser humano, es la hipótesis con mayor “probabilidad”. Sin embargo, no han identificado dichas especies. En la ciudad china de Wuhan, provincia de Hubei, fue el lugar en el que se detectaron los dos primeros contagios de la actual pandemia en diciembre de 2019. Mucho se dijo de su origen y una de las tesis más mediatizadas es el consumo de murciélagos en el ámbito gastronómico.

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) tiene un registro en su portal web de unos 27 países en los que se han reportado contagios en mascotas, animales de zoológico y silvestres. Respecto a este último, se trata de un visón salvaje en Utah, EE. UU., al que se le realizó una PCR y prueba de hisopado nasal, y fue denominado por la OIE como el primer caso de un silvestre en libertad que es portador del virus.

La data recoge casos de gatos, perros, visones, felinos y hurones en Países Bajos, Francia, España, Bélgica, Alemania y otras naciones de Europa, así como Rusia, China y en América Latina: Chile, Argentina, Brasil y México. Particularmente en EE. UU., los especialistas han observado infecciones respiratorias y muertes de visones que se encuentran en criaderos.

Animales con alta susceptibilidad a la infección

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), además de Dinamarca, los Países Bajos, España, Suecia, Italia y EE. UU. han notificado la aparición del virus en visones de granja, y tras varias indagatorias de laboratorios internacionales se sabe que los gatos, hurones, murciélagos frugívoros y hámsters son los más propensos a contraer el Covid-19. Los primeros cuatro pueden incluso ser factor de transmisión para otros de su misma especie. Las musarañas también lo pueden contraer, igual que los perros, pero en menor grado.

Un estudio muy particular es el de los monos o macacos rhesus, uno de los primates que comparten características fisiológicas con los humanos y se utiliza mayormente para desarrollar y probar fármacos, previo a los ensayos clínicos. Además, los macacos cangrejeros, cercopitecos verdes y monos titíes, todas son especies que pueden adquirir la infección dentro y fuera de un ambiente experimental, según el estudio, demostrando lo vulnerable que son las personas a este virus.

Luis Serrano, profesor de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA), explica que es muy importante conocer cuáles son los animales que tienen mayor susceptibilidad para poder prevenir que el virus se hospede y “pueda volver a emerger con el paso del tiempo”, sobre todo en el caso de los visones y hurones que son especies que suelen estar en sitios cercanos a los humanos.

Pero en definitiva, el Centro de Regulación Genómica de Cataluña, España, concluye que después de los seres humanos, las especies de hurones, gatos, civetas y perros, entre 10 especies analizadas, son las más susceptibles a la infección, mientras que los patos, ratas, ratones, cerdos y pollos son menos sensibles al Covid-19.

El rol de las mascotas en la propagación del virus

Los síntomas vinculados a la enfermedad en los casos de mascotas confirmados hasta la fecha, son de tipo respiratorio y digestivo, pero expertos aseguran que es muy poco probable que un animal doméstico puedan transmitir el virus a las personas. Los vínculos reportados no dan cuenta que las mascotas infectadas contagien a sus dueños, cosa contraria; los perros y gatos han dado positivo luego de tener contacto con personas.

Es posible que esto se dé después que el cuidador, que está infectado, les acaricie o toque su pelaje, pero es una teoría, asegura Rachael Tarlinton, profesora de virología veterinaria de la Universidad de Nottingham de Inglaterra, Reino Unido. Considerando que aún los especialistas siguen aprendiendo las dimensiones del virus y cómo puede afectar a los animales; que los casos en estos son mínimos y que los síntomas que presentan son leves, además que no se registran animales muertos por la infección, particularmente los perros y gatos domésticos no son una amenaza.

Esto ha sido respaldado por el Centro de Fiebre Aftosa y Salud Pública Veterinaria de la Organización Panamericana de la Salud (Panaftosa) y la organización World Animal Protection, en un comunicado. “Hasta la fecha, no hay evidencia científica de que los animales de compañía, perros y gatos, sean una fuente de infección para los humanos”.

“No hay evidencia de que los perros se puedan enfermar y la infección en gatos se está investigando. Las recomendaciones siguen siendo lavarse las manos antes y después de interactuar con ellos, así como practicar el distanciamiento si usted está enfermo”, especifica el documento conjunto.

El texto también señala que la desinformación e incertidumbre que representa el covid afecta el bienestar de las mascotas, puesto que “mucha gente asocia que sus mascotas podrían enfermarse y propagar el virus” llevándolos a que los abandonen y sacrifiquen, derivando en situaciones de salud pública, aseguran.

El visón como reservorio del Covid-19

Referente al visón, se han dado hechos muy relevantes en Dinamarca, España, Francia y Países Bajos, cuyos autoridades sacrificaron a millones de ejemplares de esta especie luego de que detectaron una variante. En Dinamarca la matanza desencadenó una crisis política porque fue autorizada sin base legal. Unos 17 millones de visones de granja fueron sacrificados con el argumento de que la mutación reduce la respuesta a los anticuerpos a las vacunas que se desarrollan.

Fue la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, quien explicó que el visón puede convertirse en reservorio del virus con la mutación – de las tantas que ahora se sabe han surgido – y ser un factor de propagación para las personas. Millones de visones en ese país y otros de la Unión Europa (UE) son criados como materia prima para elaborar productos de la industria textil.

Al respecto, la OIE reconoce que existe la preocupación por la circulación de nuevas variantes que pueden resultar en el perfeccionamiento de la transmisibilidad o virulencia por parte del virus hacia los humanos. Sin embargo, “se desconocen todas las consecuencias y se necesita más investigación para comprender completamente el impacto de estas mutaciones”, y fue por eso que la matanza inminente de visones en Dinamarca tuvo el rechazo de la OMS y otros expertos.

Para finales del 2020 la agencia de la ONU precisó que era muy prematuro afirmar que esta mutación, denominada Cluster 5, haya cambiado la capacidad de contagio y la gravedad del virus hacia los humanos, ni que tenga consecuencias en la eficacia de una vacuna.

“Hay que entender que este tipo de cosas suceden. Esta es una pandemia y millones de personas y animales han sido expuestos (…) Hemos visto a varios animales infectados y siempre existe la posibilidad de que el virus regrese a los humanos, algo que es preocupante porque los visones son anfitriones ideales para que mute, especialmente cuando son tantos y viven abarrotados”, enfatizó el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan.

El mismo organismo multilateral detalla que esta variante asociada a los visones presenta una “sensibilidad moderadamente” disminuida a anticuerpos neutralizantes, pero requieren más estudios científicos y de laboratorio para verificar. En conjunto con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la OIE, concluyen que las granjas de visón para pieles puede tener un impacto importante en los medios de vida, la salud pública y la vida silvestre.

Una situación mayor como consecuencia de la pandemia en estos lugares sería “una alteración socioeconómica generalizada (…) y plantea un riesgo de propagación a la vida silvestre nativa que puede afectar la biodiversidad de las especies”, cita una evaluación de riesgos del tripartito mundial.

Consideraciones generales de la OIE y OMS

  • La OMS resalta que la mayoría de los virus tienen origen animal, pero que en el caso del SARS-CoV-2 esto aún no ha sido confirmado.
  • Los datos disponibles refieren que la secuencia genética es la que circula en murciélagos de herradura. No obstante, no hay suficiente evidencia del origen.
  • Lo que sí es un hecho, es que varias especies de animales han demostrado susceptibilidad al virus en inducciones experimentales y cuando tienen contacto con personas portadoras.
  • Algunos animales infectados pueden transmitir el virus a otros de su especie como los visones, que son altamente susceptibles, y de visones a gatos.
  • No todas las especies parecen ser susceptibles, ya que los estudios de infección experimental en aves de corral y bovinos así lo demuestran.
  • La infección de animales por el SARS-CoV-2 tiene implicaciones para la salud humana y animal, la fauna silvestre y la investigación biomédica.
  • Existe preocupación en cuanto a los reservorios en animales que pueden plantear un riesgo de salud pública y conducir a eventos futuros.
  • El virus en poblaciones de animales en peligro de extinción podría socavar los esfuerzos de conservación y causar la pérdida de su biodiversidad.
  • Se requieren más investigaciones para entender plenamente estos riesgos.
  • Los primeros casos notificados de transmisión de un animal al ser humano son los relacionados con el visón.

Recomendaciones:

  • Hacer seguimiento a las actualizaciones de la OIE.
  • Para proteger a su mascota del virus no dejes que interactúe con personas o animales fuera de tu casa.
  • Evita llevar a tus mascotas a parques o lugares en los que haya gran cantidad de personas y animales; mantenlo a distancia.
  • Si eres portador del virus, haz que otro familiar o amigo de confianza cuide de tu mascota.
  • Evita acariciar, ser besado, lamido o dormir en la cama con tu mascota.
  • Usa el tapabocas, lávate las manos antes y después de manipular la comida, desechos y tocar al animal; limpia constantemente tu hogar.
 

ENLACES PATROCINADOS