Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioTu mascotaMundo AnimalLa Fauna silvestre no se domestica, se protege y respeta

La Fauna silvestre no se domestica, se protege y respeta

Poseer, domesticar, comercializar, son parte de las prácticas que urge cambiar respecto a nuestra visión sobre la Fauna Silvestre. Naturalizar el encierro de un loro, la alimentación con comida dañina a los monos cuando vamos al zoológico, la caza indiscriminada de cunaguaros, tiburones, chigüires, reptiles y cualquier otro animal que pueda generar un valor monetario, son actitudes que predominan y deben transformarse con educación y leyes acordes.

“Cohabitar sin invadir”, es la premisa del especialista en Fauna Silvestre y zoólogo, Ernesto Parill, quien fue invitado por la presidenta de Misión Nevado, Maigualida Vargas a participar en el programa Nevado en Radio, con el objeto de promover la conservación y protección de la Fauna Silvestre, en el marco de continuar el trabajo y la promoción de un instrumento jurídico que sancione cualquier vejación a todos los seres vivos.

En ese sentido, el experto explicó que los seres humanos nos desenvolvemos de manera individual. “Somos invasores natos. No equilibramos nuestra convivencia con otras especies, al contrario, nos apropiamos del entorno, de sus recursos, de sus animales y contaminamos o explotamos sin ninguna discriminación todo lo que nos sirva. Dejamos sin hogar, sin alimento y en peligro de extinción a muchas especies solo por cubrir nuestras necesidades”, concuerda.

Sostiene que esta actitud individualista y antropocentrista es promovida por la educación, los medios, las religiones y hasta las leyes. Por ello asegura que para comenzar a respetar y proteger de manera eficiente a la Fauna Silvestre, es necesario restructurar la educación ambiental desde básica y suscribir leyes congruentes, que se conozcan y se cumplan.

“Hay que entender que si compramos un pajarito, o un loro. una jaula no es el hogar propicio para ellos. Las aves están creadas genéticamente para volar. Si amas a los animales debes admirar su libertad, contribuir en que su hábitat no se vea afectada. Luchar por el derecho hacer respetados y protegidos, es amar de manera auténtica a las especies”, afirma.

Cuidado con las Guacamayas, rabipelados y perezas.

El rabipelado no es familia de los ratones ni de las ratas, en cambio es primo cercano de los canguros

El zoólogo aprovechó la entrevista para dar algunas recomendaciones y alertas respecto a la alimentación de las Guacamayas, el rescate de las perezas y la estigmatización de los rabipelados.

“Está muy de moda en las redes sociales fotografiarse alimentando a las guacamayas que sobrevuelan Caracas. Esta práctica aunque no lo veamos, es dañina para ellas, porque les crea dependencia, las expone al peligro de domesticación y comercialización e interfiere con sus rutinas habituales”, alerta Parill.

Lo mismo con las perezas. Si rescatamos una pereza pero no sabemos que su alimentación se basa únicamente en la hoja de Yagrumo, “podemos ponerla en peligro de muerte dándole de comer frutas, vegetales u otros alimentos”, sostiene.

El rabipelado es otro animalito silvestre que muchas veces es víctima de la falta de información y la estigmatización, afirma el experto. A diferencia de lo que se cree, el rabipelado no es familia de los ratones ni de las ratas, en cambio es primo cercano de los canguros, considerados marsupiales. “No son seres diabólicos ni dañinos, por su aspecto y sus hábitos nocturnos los han satanizado mucho, lo que ha propiciado su matanza indiscriminada”, explica el zoólogo.

“Somos afortunados, Venezuela cuenta con una inmensa biodiversidad, debemos unirnos en la lucha de su protección. Admirarla, respetarla, conservarla, es posible. Educación y leyes es lo que necesitamos para salvar a las especies de nosotros mismos”, aseguró el especialista en Fauna.