InicioTu mascotaMundo AnimalMala alimentación causa abscesos en tortugas

Mala alimentación causa abscesos en tortugas

Las tortugas de agua son las mascotas silenciosas más vendidas en Venezuela. Es llamada por su denominación científica la Trachemys Scripta Elegans o tortuga de Florida o de Orejas rojas. Aunque esta mascota es muy pequeña, necesita de muchos cuidados, especialmente su alimentación para evitar patologías que se deben a estos errores.

Los médicos veterinarios Ana Acosta y José Barrios señalan que una de las enfermedades que puede desarrollar esta especie son los abscesos óticos del oído medio. Estos se reproducen bajo la membrana timpánica que al principio contiene una secreción que es líquida pero que se puede solidificar y perdurar en el tiempo.

“La membrana timpánica se protruye y es cuando se observa el aumento del volumen en uno o ambos lados de su cara. Muy raramente el crecimiento del absceso produce daño en los huesos del cráneo y compromete la vida de la tortuguita”, comentan los especialistas.

Causas. Son varios los factores que predisponen a la aparición de la otitis o absceso del oído y en primer lugar es una inadecuada higiene del acuaterrario, que promueve la proliferación bacteriana y posibles traumatismos pequeños del tímpano.
En segundo lugar, una mala alimentación con carencia de la vitamina A contribuye al desarrollo de la patología.

Solución. La cura de esta enfermedad es netamente quirúrgica. Se debe realizar la extracción del absceso en su totalidad mediante una incisión en el borde del tímpano y eliminar todo el material necrótico que se aloja en el interior; luego se realiza lavado de la zona afectada y se aplican pomadas antibióticas en el interior.
“La incisión se debe dejar abierta para que drene correctamente; este tratamiento debe acompañarse de un aporte de vitamina A”, dijo la veterinaria Acosta.

Entre tanto, Barrios apuntó que estos tratamientos siempre debe realizarlos un médico veterinario que tenga experiencia en estas pequeñas especies y “así podemos darle una segunda oportunidad, que también se la merecen y aunque no nos den cariño como un perro o un gato, nos acompañan y somos nosotros los que decidimos llevarlas a nuestras casas y no ellas; por esta razón, debemos cuidarlas y aprender de su alimentación y modo de vida para que el tiempo que pasen con nosotros sea de buena calidad”, apuntó Barrios. l

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí