No te hagas el veterinario, automedicar a las mascotas puede causarles la muerte

Tengamos precaución y consultemos con el veterinario

Ciertamente los costos de los veterinarios pueden resultar costosos y en ocasiones inalcansables para algunos, pero pretender asumir su rol puede poner en riesgo la vida del animalito.

La lista de medicamentos dañinos, tóxicos y mortales, es mucho  larga, pero a los proteccionistas nos alarma como con tanta ligereza ciertas personas suministran a sus mascotas medicamentos que pueden ser inocuos a un ser humano, pero en ellos pueden causar severas afectaciones a su salud sencillamente porque los medicamentos humanos no están basados en los mismos principios activos que los que incluyen aquellos elaborados específicamente para perros o gatos.

Muchas veces al sentir que el perro tiene la nariz seca y tibia, ya consideran que el animal tiene fiebre o dicen: “dale medio paracetamol o un ibuprofeno si se ha dado un golpe, seguro que le hará bien”…¡Cuidado!, ¡No, eso no es así!, no los mediquemos a lo loco… Por favor… La vida de nuestro peludito puede correr un riesgo grande. Tengamos precaución y consultemos con el veterinario que a veces manda dosis mínimas por ser la única alternativa del dueño del animalito y los papás olvidan el riesgo de sobre medicar a nuestros animales….Evitemos intoxicaciones, hemorragias, daños irreversibles en algunos órganos…

Los medicamentos humanos son una de las principales fuentes de posible intoxicación en perros y gatos que acuden por este motivo a clínicas y hospitales veterinarios, bien porque sus dueños se los han administrado intentando proporcionarles alivio, o bien porque los han ingerido de manera accidental.

En el caso de intoxicación por fármacos, muchas veces el problema radica en no conocer las dosis exactas que harían que esa medicina no resultase dañina. En esta oportunidad les vamos a ofrecer algunos tips interesantes para resguardar la salud de tu mascota:

Paracetamol: La dosis terapéutica no perjudicial rondaría, según indican  los veterinarios, los 15 mg/kg, una cantidad superior podría causar daños importantes en el hígado y también provocar hemólisis (destrucción de glóbulos rojos). Los gatos son especialmente sensibles a este fármaco y tomarlo en exceso podría causarles ulceraciones en el estómago y hemorragias internas.

Ibuprofeno: Este antiinflamatorio puede resultar tóxico para perros y gatos en dosis relativamente bajas. Vómitos, diarreas, temblores… son algunos síntomas que indican una posible intoxicación, que requiere consulta veterinaria urgente si existe sospecha.

Aspirina o antiinflamatorios no esteroides (AINEs): puede resultar igualmente peligroso, causando graves trastornos estomacales en perros y gatos.

Benzodiacepinas:  además de las repercusiones perjudiciales para el riñón y el sistema digestivo, podrían provovarle el efecto contrario, es decir, lejos de tranquilizarle, podría aumentar su nerviosismo y acabar padeciendo taquicardias u otras peligrosas afecciones.

Recuerda: ante cualquier duda, pregunta a tu veterinario antes de provocar un daño serio a ese animal al que solo pretendes cuidar con todo tu cariño, el cual sin tener mala intención, puedes causarle un daño irreversible. 

ENLACES PATROCINADOS