InicioTu mascotaOrangután trata su propia herida con una planta medicinal

Orangután trata su propia herida con una planta medicinal

La herida cerró en cinco días y en un mes estaba completamente curado

En un parque natural llamado Gunung Leuser, ubicado en Sumatra-Indonesia, un orangután maravilló a un grupo de científicos tras curarse él mismo una herida debajo del ojo derecho.

El orangután, cuyo nombre es Rakus, sufrió una magulladura en esa zona y posteriormente se aplicó una pasta de plantas cuya eficacia está científicamente comprobada, lo que hizo que la lesión cicatrizara muy rápido, apróximadamente en un mes. Se trata de Fibraurea Tinctoria (también conocida como Akar Kuning), un tipo de liana trepadora que actúa como analgésico, antiinflamatorio, antifebril y diurético.

“Nos parecemos más de lo que nos diferenciamos”, dijo la bióloga Isabella Laumer del Instituto Max Planck de Alemania tras el descubrimiento, de acuerdo con la información de BBC Mundo. A partir de lo que evidenció, Laumer emprendió una investigación de la cual es la principal autora.

Según los expertos, es la primera vez que se tiene constancia de que un animal salvaje se sana una herida con una planta medicinal. Asimismo, afirman que este comportamiento podría proceder de un antepasado común de los humanos y los grandes simios.

“Son nuestros parientes más cercanos y esto apunta de nuevo a las similitudes que compartimos con ellos”, dice Laumer adicionalmente.

¿Cómo sucedió?

Aparentemente, el orangután estaba en medio de un enfrentamiento con machos rivales de su misma especie cuando se lesionó porque emitió fuertes gritos conocidos como “llamados largos” en los días anteriores a que los investigadores advirtieran que estaba herido.

Lo impresionante en esta historia es que pareciera que Rakus tuvo conciencia al hacerse su propio tratamiento. El equipo lo vio masticando el tallo y las hojas de la planta, que generalmente se utiliza para tratar la malaria y la diabetes en el país asiático.

Luego se aplicó repetidamente el líquido en la mejilla durante unos siete minutos. A continuación, se untó la herida con las hojas masticadas hasta cubrirla por completo. Siguió ungiéndose la planta durante 30 minutos más.

“Podría ser que accidentalmente se tocara la herida con el dedo en el que tenía la planta. Y como la planta tiene sustancias analgésicas muy potentes, es posible que sintiera un alivio inmediato, lo que le hizo aplicársela una y otra vez”, explicó la científica. “O podría haber aprendido la técnica observando a otros orangutanes de su grupo”, agregó.

La pasta y las hojas parecen haber hecho efecto: los investigadores no observaron signos de infección y la herida se cerró en cinco días. El suceso tuvo lugar en 2022.

BBC Mundo
Captura de pantalla: BBC Mundo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí