Orión, pionero de la unidad de perros rescatistas de los bomberos

Orión fue un perro rescatista de la raza Golden Retriever, que dedicó sus 12 años de vida al servicio del pueblo en todo el territorio nacional. Este perro no solo tenía un nivel de obediencia avanzado, también fue uno de los pioneros de los perros de búsqueda y rescate del país.

Su dueño el Teniente de los Bomberos de Miranda, Luis Castillo lo catalogó como un can obediente, dispuesto y activo para el trabajo.

“Orión fue donado por la Capitán de Bomberos, Rosmary Lobos, en el año 2008 para que se convirtiera en el primer perro de búsqueda y rescate del organismo, cosa que se logró de manera voluntaria demostrando sus cualidades de obediencia siendo apenas un cachorro”, comentó Castillo.

Orión cuando era un cachorro

Innumerables fueron las hazañas de Orión: rescates en montaña, en estructuras colapsadas, en las riberas de los ríos, en zonas boscosas; también demostró habilidades de contacto en las escuelas, en lugares con niños especiales y en situaciones donde las emociones necesitaban de una fría nariz y un movimiento sutil de colita que indicara que todo iba a estar bien.

Las despedidas siempre son duras, más aún cuando se va un amigo ejemplar que compartió tanto y dejó un legado que se sigue cultivando a pesar de las dificultades. Orión cruzó el arcoíris de los perros el pasado 13 de agosto en la tranquilidad de su casa rodeado del amor y cariño que le profesó su dueño, bombero activo del estado Miranda.

El comienzo

En el año 1999, cuando ocurrió el desastre de Vargas, surgió la historia de un perro llamado Orión de la raza Rottweiler, quien en medio de la tragedia logró el rescate de 37 personas que eran arrastradas por el agua, sin poseer ningún tipo de entrenamiento en el área, pues el rescate lo hacia como si de un juego se tratara.

Castillo comentó que al llegar los organismos internacionales de búsqueda y rescate a prestar apoyo a las víctimas, llevaban perros entrenados en el área, llamando la atención del efectivo bomberil puesto que en Venezuela no existiera ninguna unidad similar, para la época.

Para el año 2008 con la llegada de Orión, de la raza Golden Retriever, comenzó el adiestramiento del perro y a su vez de manera simultánea la formación a través de cursos internacionales de Castillo como guía can en países como Argentina, Uruguay y Colombia, contando con el apoyo del Comisario Israel Mendoza, director del Centro de Adiestramiento Canino Policial Israel y de la Federación Venezolana de Búsqueda y Rescate (Fevesar).

«El entrenamiento de un perro de rescate es muy distinto al del perro policía, pues un perro rescatista es dócil, familiar, tolerante y ágil. El rendimiento de un perro de búsqueda equivale al trabajo de 20 personas especializadas en el tema y reduce el tiempo de exposición de una posible víctima», destacó Castillo.

El tiempo de servicio de un can reglamentariamente es de 8 años, cuando ya se le da de baja. En el caso de Orión, estuvo trabajando en diferentes planteles hasta principios del año 2020 como perro de contacto.

Orión fue un perro que siendo muy joven comenzó a trabajar en operaciones de búsqueda en montaña y empezó a dar positivos (marcajes de víctimas), participando en innumerables operaciones siendo apoyo y ejemplo para muchos que se fueron formando con él.

«La unidad canina de búsqueda de los bomberos de Miranda, se formó de manera voluntaria, aún no ha sido establecida legalmente como otras unidades caninas en otros organismos», explicó el efectivo.

Orión junto a su binomio, recibió innumerables reconocimientos y condecoraciones por su labor; desde un reconocimiento de Protección Civil Los Salias, Libertador y Miranda, hasta medallas de honor al Mérito en su única clase entregada por el Gobernador del estado Miranda Héctor Rodríguez, así como reconocimientos de planteles entre otras. «Orión fue enterrado con sus logros, porque esos fueron alcanzados por él», comentó Castillo.

Legado

Este canino a lo largo de su vida fue ejemplo para agrupaciones voluntarias que comenzaron a mostrar interés en la formación de unidades caninas de rescate, ayudó en la formación de Comando un perro de la raza Pastor Holandés quien es su sucesor, el mismo cuenta con cinco años de vida y está totalmente operativo y certificado para las labores de rescate.

Orión junto con Kala, una ejemplar de la misma raza perteneciente al equipo canino de intervención de desastres K-sar Ecid, tuvo tres hijos, los cuales fueron donados dentro de gremio bomberil para su formación como perros rescatistas. Los cachorros siguieron los pasos a sus padres y se encuentran en proceso de entrenamiento.

Castillo relata que Orión participó activamente en todos los dispositivos, Carnavales, Semana Santa, Vacaciones y Navidades. «Por ser un excelente nadador realizábamos recorrido en lancha en las costas mirandinas, también realizamos un curso de helitácticos; Orión voló una vez en parapente, pues le encantaba la acción, siempre se mostró dispuesto a todo», comentó Castillo.

Asimismo este perrito sirvió de inspiración para la creación de unidades caninas en los Cuerpos de Bomberos de San Cristóbal, Maracay, Maracaibo y Falcón, también para varios funcionarios que están fuera del país formándose como guía can.

En Venezuela aún queda camino por recorrer para la formación y consolidación de unidades caninas de búsqueda y rescate que faciliten los trabajos de los funcionarios al momento de suscitarse un evento adverso. Orión y Comando abrieron el camino para que ese sueño sea posible y se fortalezca en le tiempo. Gracias Orión por dejar la huella que recorrerán tus hijos.

Enlaces patrocinados