InicioMundoFrancia Márquez: de minera desplazada a vicepresidenta de Colombia

Francia Márquez: de minera desplazada a vicepresidenta de Colombia

De origen humilde, la nueva vicepresidenta llega con la promesa de luchar contra la desigualdad

La población afrodescendiente en Colombia representa entre el 20% y el 30% de la población, cifra que representa entre 10 y 12 millones de personas en un país que supera los 50 millones de habitantes.

La mayoría de estos, se encuentran en situación de pobreza y pobreza extrema, siendo, después de los indígenas, la población más vulnerable de la nación neogranadina, tal como lo demuestra el informe de ACNUR que da cuenta que solo los afrodescendientes representan el 12,3% de los desplazados en Colombia.

Esta situación de pobreza de una población que se encuentra en su inmensa mayoría en las regiones litoral del Pacífico y el Caribe, los ubica fuera del ámbito político dominante donde la negritud no había tenido cabida hasta este 19 de junio, cuando Francia Márquez se convirtió en vicepresidenta electa para los próximos 4 años.

Imagen de la Colombia negra

Márquez, quien es oriunda del pequeño poblado de Suárez, ubicado en el departamento del Cauca, se ha destacado por ser una luchadora contra la explotación minera y la defensa de los derechos humanos.

Nacida el 1 de diciembre de 1981, su origen humilde le impidió desarrollar sus estudios en el pequeño caserío de Yolombó donde logró en medio de dificultades alcanzar la educación básica.  A los 16 años se convirtió en madre soltera, razón que le obligó a buscar trabajo convirtiéndose en minera artesanal.

Debido a su posición de defensa de los derechos humanos y denuncias contra la explotación indiscriminada de los trabajadores y la tierra por parte de las empresas mineras, se ve obligada a abandonar Suárez tras haber sido amenazada de muerte.

Tras encontrarse fuera de su tierra natal y radicarse en Cali, se dedica a ofrecer sus servicios de limpieza en hogares, logrando así obtener ingresos para culminar la educación secundaria y comenzar los estudios universitarios que tuvo que abandonar en varias oportunidades por no contar con los recursos para pagar.

Liderazgo nacido de la coyuntura

Su activismo como lideresa se inició en el 2009 cuando la empresa minera que hacía vida en la región del Cauca, presentó un proyecto para desviar el río Ovejas que era la mayor fuente de subsistencia de los pobladores de Suárez.

Márquez junto a otros decide poner una acción de tutela que fue negada dos veces hasta que lograron que la Corte Suprema la revisara y fallara a favor de la comunidad. Pero las acciones continuaron y es allí donde la hoy vicepresidenta de Colombia, en conjunto con varias mujeres de la comunidad emprenden una marcha hacia Bogotá donde después de varios días fueron atendidas por funcionarios del Ministerio de Justicia.

Su nombre comenzó a resonar en la prensa neogranadina tras este caso y su recriminación contra el entonces presidente Juan Manuel Santos, a quien acusó de incumplir con sus promesas hacia la comunidad afro e indígena.

Toda esta lucha ambientalista y en defensa de los derechos humanos de las comunidades vulnerables le hizo merecedora del Premio Medioambiental Goldman y el Joan Alsina respectivamente.

Todo este activismo y su participación como víctima en los Diálogos de Paz que promovió Santos con las FARC-EP, la llevaron a que en el 2020 fuera electa miembro del Consejo Nacional de Paz y Convivencia del cual fue presidenta.

Márquez ha sido víctima de dos atentados, el primero en el 2014 y el segundo en el 2019, ambos en el Cauca, siendo este último el de mayor resonancia al registrarse heridos producto del lanzamiento de granadas y múltiples disparos.

Durante la campaña recibió amenazas de muerte

Altas expectativas

Bailes, cantos, sonrisas y hasta lagrimas fueron las imágenes que se derivaron de aquellas regiones donde la negritud colombiana salió a celebrar la victoria de Márquez, quien llegó bajo la promesa de cerrar la brecha de la desigualdad, para lo cual ha propuesto crear el Ministerio de la Igualdad.

Además, su propuesta para el plan integral de reestructuración de la política y los estamentos del Estado colombiano signado por el clasismo y el racismo está potenciar el litoral pacífico donde habita la población negra para lo cual cuenta con el apoyo del ahora presidente electo Gustavo Petro.

“Así que las mujeres de Colombia, los territorios excluidos y los pueblos excluidos por su color de piel o por su ancestro histórico y cultural son las tres funciones que la vicepresidenta va a tener como eje de desarrollo del primer gobierno popular del país”, dijo Petro cuando anunció su anexión como compañera de fórmula para la vicepresidencia.

La candidata a la vicepresidencia Francia Márquez muestra su voto, en Suárez, departamento de Cauca (Colombia). EFE

En medio de la guerra sucia que atravesó la campaña presidencial, Márquez fue centro de una furia racista y clasista avivada por las redes sociales. 

Varias personalidades locales le lanzaron ataques relacionados con su color de piel y origen pobre. 

Desde abril Márquez ha recibido más de mil comentarios y mensajes racistas en medios y redes, según el Observatorio de Discriminación Racial en la Universidad de los Andes.

En la tarima, junto a su familia, celebró este domingo la «histórica» victoria: «juntos vamos a derrotar el racismo estructural en Colombia», aseguró.

«Vamos las mujeres a erradicar el patriarcado de nuestro país, vamos por los derechos de la comunidad diversa LGBTIQ+, vamos por los derechos de nuestra madre tierra, de la casa grande», anunció durante su discurso.

En las primarias de la coalición de izquierda Pacto Histórico, la ambientalista obtuvo la segunda mejor votación (785.000) después de Petro (4,4 millones).

Francia junto a Petro asumirá el cargo el venidero 7 de agosto, en un país caracterizado por la violencia promovida por el narcotráfico, el paramilitarismo y un estamento militar dominado por la presencia de 9 bases militares estadounidenses y donde la brecha social entre el centro del país y la periferia parece imposible de erradicar tras 200 años de existencia.

La llave Petro-Márquez obtuvo 11 millones 280 mil 040 boletas a su favor para un 50,44%, según el boletín 20 de la Registraduría Nacional

Pese a esto, más de 11 millones de colombianos confían en que Petro y Márquez darán un vuelco a esta realidad donde la ahora vicepresidenta deberá jugar el rol del pueblo vulnerable en el poder.

2 COMENTARIOS

  1. Poco a poco como a hecho Chávez y Maduro se irá acabando con esa oligarquía corrupta y aprovechada todavía falta pero se logrará

  2. Es muy difícil que los dejen gobernar, la oligarquía colombiana, tiene mucho poder y no van querer perder sus privilegios

Deja un comentario